Brasil no seguirá bajando tasas

El Banco dice que las herramientas monetarias no pueden arreglar las deficiencias económicas. Advierte de que la inflación puede mantenerse  persistente en el corto plazo

BRASILIA, ene 24 (Reuters) – El banco central de Brasil indicó días atrás que es poco probablenuevos  recortes de tasas de interés, ya que no va a resolver las causas de la crisis económica del país, enviando un fuerte mensaje a los inversionistas de que la inflación sigue siendo su prioridad.
El banco reconoció por primera vez que los recortes de tasas de interés podrían resultar ineficaces para combatir los cuellos de botella y las brechas de producción que están pesando en la sexta economía del mundo.

Expreso en  su última reunión el 16 de enero, que la recuperación económica ha sido dolorosamente lenta “debido fundamentalmente a las limitaciones de la oferta.”

Añadió que la política monetaria no puede hacer frente a esos problemas, ya que es una herramienta destinada a controlar la demanda.

Ese lenguaje más duro fue tomado como una señal de que el banco central mantendrá las tasas en el actual 7,25 por ciento durante mucho tiempo o incluso llegar a finales de este año o principios de 2014.

Sin más ayuda del banco central para impulsar el crecimiento, a  la presidenta Dilma Rousseff puede resultarle  más difícil de recuperar las tasas de crecimiento por encima de 4 por ciento que hizo de Brasil un mercado emergente apetecido entre los inversores. Otro año económico decepcionante podría poner en peligro las posibilidades de su Partido de los Trabajadores para ser re-electo en 2014.

Desde agosto de 2011, muchos economistas creen que el banco central se ha centrado más en estimular el crecimiento económico que en controlar la inflación, ya que corto  525 puntos básicos frente su propia  tasa Selic.

Ahora que la inflación se está acelerando rápidamente, el banco está tratando de recuperar sus credenciales de lucha contra la inflación, dijeron analistas.

“Si la baja de  las tasas de interés no es suficiente para renovar el ciclo de inversión, entonces hay un problema político que debe resolverse y el banco central no puede hacer nada al respecto”, dijo Cristian Maggio, estratega de mercados emergentes de TD Securities.

“El mensaje general que el banco está enviando es que las tasas se mantendrán estables a pesar del crecimiento más lento de lo esperado, que está totalmente justificado por el hecho de que la inflación se ha deteriorado más de lo que se esperaba inicialmente.”

La tasa de interés para contratos a futuro de Brasil subieron  en forma generalizada después de la publicación de las minutas de la semana pasada, ya que  los operadores vieron pocas posibilidades de un recorte de tasas en el corto plazo.

Presidente del Banco Central Alexandre Tombini el miércoles dio a entender a los inversores en el Foro Económico Mundial en Davos que el banco no dudará en aumentar las tasas para controlar la inflación.

“El banco central se mantiene vigilante y hará lo que tiene que hacer para manejar la política monetaria en Brasil. Vamos a controlar la inflación, como ha sido el caso durante los últimos nueve años”, dijo Tombini, según extractos de una grabación de su discurso proporcionada por la oficina de prensa del banco central.

 

Alzas de precios, problemas en los suministros

El banco advirtió que la inflación seguirá siendo “terca” en el corto plazo debido a una reversión de beneficios fiscales y las presiones estacionales en el transporte.

Agrego, también, que la decisión de tasa futura tendrá como objetivo asegurar la convergencia de la inflación hacia la meta oficial de “manera oportuna”.

La inflación mensual aumentó más rápido durante mediados de enero, mas de lo que esperaban la  mayoría de los analistas, alcanzando una proyección  anual de 6.02 por ciento, según datos divulgados. Eso es muy superior al de sus pares regionales, como México y Chile, cuyas economías están creciendo a un ritmo mucho más rápido.
La estimación de incremento de la inflación para 2013 según el banco se mantiene por encima de la meta de 4,5 por ciento, explicaron, pero sin especificar su pronóstico de inflación para este año.

Esa proyección de inflación más alta tiene en cuenta un aumento proyectado del 5 por ciento en los precios de la gasolina este año y una reducción de alrededor del 11 por ciento en las tarifas de electricidad para los consumidores domésticos.

Esa proyección se ha quedado desfasada después de que el gobierno confirmó que los consumidores residenciales pagarán un 18 por ciento menos de energía.
Una fuente del Gobierno dijo a Reuters que el banco estima que el recorte de los precios de la electricidad puede alcanzar  un punto porcentual de la inflación al consumidor a finales de 2013.

Asimismo, Rousseff anunció que la mayor baja en la energía, mas de lo esperado,   podría aliviar las expectativas de inflación por delante.

El recorte de las tarifas de energía también tiene como objetivo apoyar una economía que ha luchado por crecer desde que Rousseff asumió el cargo en 2011.

La economía brasileña está sufriendo de problemas más profundos vinculados con cuellos de botella operativos, como infraestructura inadecuada, altos impuestos y la burocracia onerosa.

Un informe del Foro Económico Mundial del  comercio, dijo que la gestión de trámites aduaneros para la exportación de productos agrícolas puede llegar a ser hasta 12 veces más engorroso en Brasil que en la Unión Europea. También las trabas para industrias tan diversas como la alta tecnología, teléfono y químicas debido a un ambiente inseguro de negocios en Brasil, al sistema tributario complejo y  complejos requerimientos aduaneros.

Una mejora en la infraestructura y la eliminación de otras barreras comerciales podría aumentar la economía de Brasil en un 3,6 por ciento y elevar sus exportadores un 30 por ciento, según el informe.

 

 

 

Deja un comentario