No saben que hacer para revivir a Japón

Gobernador del banco central de Japón se compromete a seguir adelante con la flexibilización monetaria, en tanto el yen se debilite

El gobernador del banco central de Japón dice que va a persistir en el alivio de las condiciones monetarias, mientras trata de sacar al país de una recesión deflacionaria.

 

El martes pasado en una reunión con gerentes del banco, el gobernador del Banco Central de Japón, Masaaki Shirakawa, señaló los riesgos de la crisis de la deuda europea y la continuación de las tensiones con China por una disputa territorial que están inhibiendo la inversión de los fabricantes japoneses y otros negocios.

La moneda japonesa, el yen, ha caído frente al dólar de EE.UU. y el euro recientemente, en una desvalorización  que comenzó ante el anuncio de que Shinzo Abe, líder del Partido Liberal Democrático, se convertiría en primer ministro. Abe ha estado presionando al banco central para una acción mas agresiva durante meses, exigiendo cumplir una meta de inflación de alrededor del 2 por ciento.

Hasta el momento los precios se mantienen sin variaciones, dijo Shirakawa, indicando escasos progresos en la contención de la deflación.

El viernes, Abe anuncio un paquete de ¥ 20  trillones ($ 225 millones) para estimular la economía y reiteró sus llamados para que el banco central haga mayores esfuerzos para impulsar el crecimiento.

“El Banco de Japón reconoce que es crucial para la economía a superar la deflación tan pronto como sea posible y volver a una senda de crecimiento sostenible con estabilidad de precios”, dijo Shirakawa según una copia de sus comentarios en el sitio web del BOJ.

La caída del yen a su nivel más bajo desde abril de 2011 ha ayudado a aliviar la presión sobre los fabricantes cuya competitividad y la rentabilidad han sufrido debido en parte a la prolongada apreciación de la moneda. Sin embargo, muchas empresas han expresado su preocupación de que el yen podría seguir cayendo, añadiendo a la incertidumbre,  el aumento de los costos de la importación de combustibles y otras materias primas.

 

El ministro de Economía, Akira Amari se hizo eco de esas preocupaciones.

A pesar que la debilidad del yen ayuda a los exportadores “, podría perjudicar los intereses de los consumidores”, dijo a los reporteros i. “Yo espero que sea a un nivel que reduzca al mínimo el impacto negativo en la vida de las personas”.

El yen se negociaba a 88,67 por dólar el martes tras oscilar en el nivel medio-89 al principio del día. Durante gran parte del año pasado, el yen se cotizó por debajo de 80 por dólar. La cotización del euro, fue de  ¥ 118,82, con una baja del 0,8 por ciento.

 

Deja un comentario