Argentina o Brasil: ¿Quién tiene Razón?

Heinz, una marca de reconocimiento mundial,será comprada por u$s 23.000  por otro nombre famoso –Warren Buffett – y una firma de private equity brasileña, menos conocida. 3G Capital, una firma de inversión brasileña,  fue la que inicio el esfuerzo de compra y controlara las operaciones del gigante de alimentos (The Wall Street Journal Américas)

La noticia sorprende. Sorprende por el monto de la operación y por la participación de una empresa brasileña. Mas adelante, sigo leyendo: “ La adquisición de H.J. Heinz de la mano de Warren Buffett es la mas reciente de una seguidilla de importantes acuerdos realizados por el empresario brasileño Jorge Paulo Lemann. En la lista figuran marcas estadounidenses y globales que van desde Budweiser hasta Burger King”.

Sabemos que Brasil es prácticamente la sexta economía del mundo. Pero  el frio golpe de la realidad económica del país vecino, nos hace pensar en nuestra propia realidad.  En algún momento de mediados de los 90, transitábamos problemas semejantes. Brasil tuvo una especie de convertibilidad (nunca tan fija como la nuestra) y también tuvo su crisis de la balanza de pagos. Todas las penurias pasadas fueron capitalizadas. En una crónica de días atrás, se desarrollaba la idea de no seguir pateando la misma piedra, porque el pie no da más de dolor. Brasil siguió y sigue una línea profesional en el manejo de su economía. El seguimiento, manejo y control  de las variables económicas están separados de la política.

Los objetivos populistas de nuestro gobierno, son semejantes a los del Brasil. La gran diferencia es lo que podríamos llamar la “RealEconomía”. ¿Qué es la real economía?  No vamos a explicar un sistema económico. Solo diremos que para dar bienestar a la población, se necesita ampliar la torta de producción. Esta verdad de Perogrullo, es la única verdad. Siempre con la misma torta (y con los mismos problemas sin solucionar), el crecimiento de la población lleva a cada vez tener porciones mas pequeñas.

En este  ABC es el que esta trabajando Brasil. Nuestro país no tiene ni empresarios ni empresas que puedan participar en la globalización. Los subsidios que se otorgan a la población de menores recursos tienen un seguimiento  y control y siguen fomentando la cultura del trabajo. La transparencia de las cuentas públicas sirven, de basamento para el bienestar social: el control de la inflación, a través del control del valor del real.

Menos de diez años atrás, la cotización del dólar en la Argentina estaba alrededor de $ 3 por dólar y en Brasil a 3.15 reales. En la actualidad el real cotiza alrededor de 2.20 por dólar y nuestra moneda es una incógnita: 5.01 o 7.60 por dólar.

Una investigación  sorprendente nos brinda AMF Economía. “Para volver  a tener un tipo de cambio similar al del 2005, el Banco Central tendría que permitir una suba del tipo de cambio nominal del 120 % “. Llegaríamos a $ 10.20 por dólar.

Pasaron algo más de siete años, en los cuales “el relato” nos explica que hemos crecido a tasas Chinas y que cada vez estamos mejor. Porque entonces tenemos control de cambios, congelamiento de precios, control de importaciones, y control de exportaciones. Nosotros perdimos  competitividad, a pesar del deterioro de nuestro signo monetario. Los países limítrofes están haciendo un gran esfuerzo para que sus respectivas monedas no se revaloricen. Para muestra valga, simplemente,  mencionar de nuevo a Brasil.

Las reservas internacionales de Brasil, están actualmente en una cifra cercana a los u$s 400.000 (2011: u$s 352.012)millones – fuente  Brasil.gov.ar.

Según las estimaciones de Credit Suisse, al cierre de 2012 las reservas del Banco Central de la Argentina  alcanzarán los u$s 41.900 millones. Al mismo tiempo, las reservas de su par chileno llegarán a la cifra récord de u$s 43.200 millones. En 2010, las reservas chilenas eran de u$s 27.00 millones y las de Argentina rozaban los u$s 50.000 millones. Finalmente mencionemos  que Perú alcanza a u$s 50.300 y que también Colombia nos podría superar.

La verdad es que cada vez estamos más relegados. ¿Algúndía tendremos empresas y empresarios argentinos que puedan participar del comercio global?

La soberanía pasa por la defensa del capital nacional (empresas, empresarios y trabajadores). Todos ellos son el capital social, que se defiende con el valor de la moneda, que es la  que acredita el desarrollo.

Creo que Brasil tiene razón.

 

Deja un comentario