Argentina: Francisco y su influencia política y economica

 

El Cisne Negro del Fin del Mundo

 

Bergoglio se convirtió en el Sumo Pontífice y algunos players del mercado ya empezaron a elucubrar teorías respecto del efecto positivo que podría tener la reciente elección papal en la cotización de los títulos criollos y el juicio con los fondos buitre. “La economía no es Papa – Entre la fe y el triunfalismo argento” de Ignacio Ros http://www.igdigital.com/2013/03/la-economia-no-es-papa), publicado la semana pasada en el News Letter de Inversor Global.

La revolución Bergoglio (ahora ya Francisco) pasó como un huracán, llevándose todo a su paso. Noticias como éstas tienen el poder de revivir la esperanza y la compasión, con un carácter sanador muy efectivo. El país lo celebró a su manera, algunos en la intimidad de una plegaria, otros como si se tratase de una final del mundo que se le había ganado a Brasil.

 

Ardió Twitter. Cuando el cardenal Jean-Louis Tauran anunció el nombre del nuevo Pontífice, se registraron 130.000 tweets por minuto. Sí, alrededor de 2.000 por segundo.

Sin embargo, al poco andar, la noticia empezó a tener interpretaciones de lo más variopintas. Mi preferida, tiene que ver con el posible efecto positivo de la elección de Bergoglio en la economía argentina. Algunos medios indicaron que podría repercutir en el humor de la Bolsa local y darle un empujón a los títulos argentinos. Otros, incluso aventuraron que podría ablandar el rocoso corazón de los fondos buitre, con los cuales el país protagoniza un juicio en Nueva York por deuda impaga.

¿Será consciente el Papa de las infundadas expectativas que sembró el mercado local en él…?

Los mercados suelen ser agnósticos. Creen en lo tangible, una definición exactamente opuesta a la que describe a la fe. La relación que más protegen es la de costo/beneficio y su dios se llama “Retorno (ganancia)”. Está bien que así sea. Los inversores no van a las Bolsas a realizar caridad, sino a obtener beneficios.

Establecer que el efecto “Papa” puede modificar el humor del mercado local y de la visión que tiene el mundo de la economía argentina, es una teoría tan arriesgada como incomportable”.

Estos párrafos, que tan claramente expone Ignacio, pone en su justa medida (…y diría armoniosamente) la realidad del hecho que estamos viviendo. A continuación se explaya con conceptos  económicos y financieros, que estamos sufriendo en nuestro país, que son de la realidad diaria y que no van a ser   diferentes por el nombramiento de Francisco.

 

De todos modos, debemos reconocer que hemos sido “golpeados” por un nuevo Cisne Negro en nuestra Argentina. Digo “golpeados” tratando de aplicarlo a varias de sus acepciones. Por un lado en el lato sentido de Golpe. Lo que los argentinos, y no solo los católicos, fuimos demolidos textualmente, por una noticia típica del Cisne Negro. Que ese miércoles 13 de Marzo a las 16.15 un argentino sea elegido como uno de los líderes mas importantes del mundo era algo que no esperábamos. El otro golpe impresionante vino desde la esperanza y  la bondad. Son muchos los años a los que estábamos acostumbrados  a que el  mundo se dividía entre los buenos, ellos, y los malos, todos los demás. Volvimos a tener esperanza en la bondad. Ni somos tan buenos nosotros, ni tan malos los demás. Es el inicio de la luz al final del camino. La utópica posibilidad de que entendamos que nada es blanco o negro (como nos quieren relatar), sino que la verdad esta en los puntos medios para entender  todas las opiniones, comprendidas, valoradas, explicadas y resumidas. Debemos darnos cuenta que estos grandes golpes expresados no son ninguna solución directa para nuestros problemas. Solo la posibilidad de un nuevo camino, que lo teníamos olvidado y que de un modo u otro nos lo habían vedado.

¿Por qué hablamos del Cisne Negro del fin del Mundo?  Hemos soportado el golpe de un suceso altamente improbable, con consecuencias importantísimas para el mundo y en particular para Argentina, en menor medida. Hago hincapié en menor medida. Fue el propio Santo Padre, Francisco, el que se denomino originario del Fin del Mundo.

“Lo que aquí llamamos Cisne Negro es un suceso con tres atributos que le siguen. Primero, es una rareza, pues habita fuera del reino de las expectativas normales, porque nada del pasado  puede apuntar de forma convincente a su posibilidad. Segundo, produce un impacto tremendo. Tercero, pese a su condición de rareza, la naturaleza humana hace que inventemos explicaciones de su existencia después del hecho, con los que se hace explicable y predecible. Me detengo y resumo el tercero: rareza, impacto extremo y predictibilidad retrospectiva (aunque no prospectiva)”.  (El Cisne Negro – Nassim Nicholas Taleb).

Ahora bien, hay muchas cosas que si debemos priorizar y valorar con este Cisne Negro que nos ha caído del cielo.

Francisco es la autoridad máxima de los 1.200.000.000 católicos que existen en el mundo.

Naturalmente su primera mirada y esfuerzo es hacia la totalidad de los católicos y a ellos se debe.

Su principal esfuerzo es global, para los de su grey y hacia el mundo, en consecuencia, nuestros católicos argentinos, solo forman parte de esa grey como un componente más. Por supuesto que su corazón es argentino, sus orígenes y su vida argentino, pero lo debemos entender en un marco en el cual estamos comprendidos,…y somos muy pocos dentro de la globalidad del catolicismo y su responsabilidades  hacia  el mundo. Su responsabilidad, diríamos de las más importantes del universo, es precisamente para el mundo, en representación de su grey.

Ese  ecumenismo de su función, por ser argentino y por ser los argentinos muy católicos (recordemos la relación Perón con la Iglesia en 1955) va a derramar una serie de consecuencias eminentemente políticas. Estas mismas consecuencias políticas pueden tener una derivación  económica a través de dos caminos. Por un lado, que las autoridades modifiquen su soberbia y su mentira y corrijan su “modelo”, a mi entender esto es sumamente utópico, pero, por otro lado, y si creo que es posible, lleve a los votantes (aunque sean los que de un modo u otro están subvencionados y como consecuencia engañados) a tener la posibilidad de volver a abrir los ojos y darse cuenta que el camino no es la confrontación, y que no hay una sola verdad revelada sostenida por el gobierno. Hasta ahora, la verdad no tiene patas cortas. Pero este Cisne Negro, que nos cayó del cielo va a ser de una ayuda inestimable para abrirnos la cabeza.  Ya dijimos mas arriba, nuestro pueblo es eminentemente católico (aunque decaído por la situación), pero este predicador, mundial, pero argentino hará crecer las semillas que últimamente no florecían.

Este fin de semana, Eduardo Fidanza, titulaba  su crónica de La Nación: “Un golpe decisivo a la razón populista”.

Mi hipótesis es que, en sentido general, la figura de Jorge Bergoglio fijara de manera determinante los parámetros para hacer política de aquí en adelante. Pero, en particular, y quizá lo mas significativo, su visión chocara con la concepción del actual régimen acerca de quien es el pueblo y cuales son los métodos lícitos y aceptables para defender sus intereses”.

Fidanza, explica a continuación: “…la historia de los movimientos socialistas, comunistas y populistas bajo el capitalismo, puede narrarse en torno del dilema  del contenido y los métodos”.

El sujeto de estos temas, siempre fue el trabajador, y cuales eran los caminos para defenderlo. Por un lado teníamos la revolución violenta y por otro la presión política de determinadas instituciones. La Iglesia Católica se involucro en este debate. Y su objetivo era restablecer la paz social y recuperar a sus feligreses. Su conclusión fue la Doctrina Social de la Iglesia, que buscaba un

punto intermedio entre el capitalismo y el socialismo. Se buscaba priorizar el dialogo, con la presencia del Estado, para defender  el interés general, limitando el abuso de los poderosos. Lo que siempre se busca es justicia en la distribución de la riqueza, y por supuesto que la riqueza general crezca.

En definitiva, los nuevos populismos, reivindicaron un estado interventor  intentaron mejorar las condiciones sociales, pero se basaron en  una división social y en el resentimiento.” La razón populista se basa en democracias prepotentes y estados clientelares, cuyo supuesto es que con votos y dinero se puede arrollar a los opositores, constituidos en enemigos”.

Precisamente, la  validez de los conceptos vertidos se revalorizan en el campo fértil de los católicos.

Como dijimos, no debemos considerarnos el ombligo del mundo (coincidentes con los conceptos de Ignacio Ros). Pero el fervor despertado por  Francisco en nuestro país, independiente del despertado en el mundo, nos hace pensar que se nos abre un nuevo camino (no olvidar a los polacos Juan Pablo ll y   Lech Walesa).

¿Podemos imaginar el recibimiento de nuestro Cisne Negro, luego de visitar Rio de Janeiro, en Julio próximo?

Me acuerdo de unas palabras de Juan Pablo l en su efímero reinado: “Si superáis el error no será ni arrancándolo ni pisoteándolo, sino expurgándolo pacientemente para permitir que la luz de la verdad reluzca sobre el núcleo de bondad que usualmente contienen, incluso, las ideas mas equivocadas. “

Esta claro,…nos están ayudando de arriba.

Hasta la próxima.

24.03.13

Deja un comentario