Dos Noticias Sobre Japon

JAPON I (The Wall Street Journal Americas 26.02.13)

Por Eleanor Warnock y Pherd Dvorak

Tokio – Haruhiko Kuroda es la primera opcion para ser el titular del Banco de Japón. Este ex funcionario del Ministerio de Finanzas, puede ser nominado esta semana, y tendrá como misión principal revertir 15 años de declives de precios que han postrado a la economía del país.

 

Es vox populi que el nuevo gobernador del Banco de Japón necesitara ser un gran psicólogo. Tendrá que persuadir a los inversionistas, a los empresarios y los consumidores que el Banco Central de la tercera economía del mundo, destinara sus esfuerzos mayores para derrocar la deflación. Deberá comprar una cantidad ilimitada de deuda del gobierno, acciones y bonos de otros países. El trabajo no será fácil. Los mercados le deben creer sus intenciones. Hasta el momento las expectativas son favorables. Cuando trascendió la noticia acerca del nombramiento de Kuroda como gobernador del Banco de Japón, el promedio Nikkei cerro con un alza de 2.4 %, alcanzando su mayor nivel desde Septiembre de 2008.

Kuroda tendrá que ser tanto psicólogo como economista. Su éxito dependerá en partes iguales de sus poderes de persuasión masiva y de sus modelos econométricos. Tradicionalmente, los bancos centrales señalan que el relajamiento monetario estimula el crecimiento al darles a los bancos más dinero que luego pueden inyectar en la economía mediante prestamos a los diversos sectores. Pero, Japón no tienen suficientes empresas dispuestas a endeudarse. Según la teoría Kuroda (y de otros economistas) habrá que convencer a las compañías y a los consumidores de que todo va a subir, salarios, ganancias y hasta las acciones. No se podrá mas acaparar dinero y deberán empezar a gastar. Como consecuencia de este esquema, las empresas aumentaran su inversión y las personas irán de compras, generando un círculo virtuoso de crecimiento.  Esto es la teoría. El futuro Gobernador del Banco de Japón, declaro, el 7 de Enero pasado a The Wall Street Journal que “el banco central debe comprometerse a hacer cualquier cosa para lograr su meta de una forma ilimitada”.

El economista Kikuo Iwata (tal vez futuro lugarteniente de Kuroda) piensa lo mismo. “Es una obligación “respondió Iwata cuando se le consulto sobre si el banco central podría inducir una inflación en torno del 2.0 %. “Intentaremos varias cosas y si no es suficiente, pensaremos en otras opciones” afirmo.

La retorica de Kuroda e Iwata contrasta con la del gobernador saliente, Masaaki Shirakawa, quien ha sido acusado de socavar las medidas del emisor, al sugerir que no surtirán mucho efecto, de no mediar otros cambios en la economía del país.

 

JAPON II (The Wall Street Journal Americas 05.04.13)

Por Jon Hilsenrath, Phred Dvorak y Brian Blackstone (Victoria McGrane)

Tokio – Como era previsible, aunque no en tal magnitud, los nuevos directivos del Banco de Japón, modificaron la acostumbrada estrategia, por otra que tienda a reanimar la economía del país. Sorprendió a todos los inversionistas, incluso a los que esperaban la reforma.

Todo hace pensar que le Banco de Japón aplica a su economía la receta de la Fed. Duplicara su cartera de bonos soberanos y la cantidad de yenes en circulación, siguiendo el ejemplo de grandes bancos centrales que están poniendo a prueba un grandioso y riesgoso experimento para estimular la débil economía global.

El recientemente nombrado gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, explico que la reciente reforma es una dimensión nueva de relajación monetaria.

Las tácticas implementadas, reflejan las medidas de la Reserva Federal de Estados Unidos: una enérgica compra de bonos, acompañado de objetivos establecidos y respaldados por firmes declaraciones del titular del banco.

En ambos países, se busca reducir las tasas de interés a largo plazo y estimular a los consumidores y empresas a que gasten más e inviertan.

Históricamente, el Banco de Japón, reacio a una grandes movimientos del sistema bancario, busca ahora cambiar profundamente el comportamiento y actitudes de los japoneses que han contribuido a deprimir el gasto, los salarios y los precios en las ultimas dos décadas. A principios de este año, se fijo una meta de inflación del 2  %, después de años de deflación. El banco japonés ha puesto en marcha un agresivo programa de compra de bonos, como porcentaje del PBI, que supera en más del 60 % las adquisiciones mensuales de la Fed de deuda del Tesoro y valores respaldados por hipotecas. Vale la pena mencionar, que a cambio, funcionarios de la Fed, han empezado a hablar de poner fin al programa de $ 85.000 millones de compras de bonos al mes. Este programa de  compras mensuales fue lanzado el año pasado, con la expectativa de que continuara hasta que se incremente el mercado laboral ostensiblemente.

Las medidas de la Fed, como las del Banco de Japón, no tienen la aceptación de la mayoría de los analistas. Se plantean interrogantes de inyectar efectivo en la economía, como de nuevas burbujas de activos o de inflación.

 

Los beneficios de estas políticas a largo plazo, aun no son claras.

 

Deja un comentario