El Peso Mexicano y la Influencia de Japón

 

El peso mexicano se ha beneficiado del creciente apetito de los inversionistas por el riesgo, que acaba de ser estimulado por la política del Banco de Japón.

 

Los gestores de fondos, sin embargo, ya estaban apuntando a un repunte de México, antes de la decisión del banco central japonés de comprar grandes cantidades de bonos para derrotar la deflación que ha aquejado a la economía del país durante una década. Los inversionistas prevén que la ola de reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto acelerara el crecimiento.

La apreciación porcentual del peso en lo que va del años solo superada por las monedas de Mauritania y las Islas Seychelles. El peso alcanzo la semana pasada su mayor nivel en los últimos 20 meses contra el dólar al cerrar en 12,05. La divisa se debilito ligeramente al día siguiente y alcanzar un alza de 0.8 %.

La economía mexicana se ha expandido a un ritmo anual de 3.9 %, mientras que el crecimiento de otros mercados emergentes, como Brasil y Sudáfrica, han perdido fuerza. No obstante, la apreciación del peso se aceleró en marzo, después que se aprobaran reformas para dividir, si fuera necesario, a los grupos dominantes de telecomunicaciones locales.

Los economistas estiman que estas y otras reformas que prepara el gobierno sentarían las bases de un crecimiento más vertiginoso. Esta situación atraería mayor inversión extranjera y fortalecería las finanzas estatales, lo que aumenta el atractivo del peso. La calificado de riesgo Standart & Poor´s, revelo que en marzo evalúa mejorar dentro de los próximos 18 meses la calificación de la deuda del país, que se ubica en BBB,  si México sigue adelante con las mejoras.

La importancia que esta alcanzando el peso mexicano favorece el ingreso de los ingreso de capitales provenientes de la expansiva Japón.

Javier Murcio, gestor de portafolio de Standish Mellon Asset Management, indico que “México, es una economía que se dispone alcanzar su potencial”.

El éxito de la gestión económica de varios países latinoamericanos, entre ellos Chile, Perú, Colombia, además de México, lleva a la valorización de sus respectivas monedas, con los peligros que ello contiene.  De todos modos no se descarta algún tipo de volatilidad ante una toma de ganancias.

Si bien el Banco de México aun no ha intervenido, no se descarta que intervenga para limitar  los movimientos diarios de divisas y moderar su valorización. Agustín Carstens, gobernados del Banco de México, les dijo a los legisladores, la semana pasada que si bien la entidad trata de limitar el fortalecimiento de la moneda, el tipo de cambio se va a apreciar si México tiene una economía solida  y estable. El banco redujo hace unas semanas la tasa de interés de corto plazo, para restarle atractivo a la deuda del País, afirmo Carstens. La tase de interés referencial es del 4 % en México, comparado con la tasa de casi cero en Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y otras economías desarrolladas.

Los ingresos monetarios de Japón hacia México son favorables para la economía, pero no hay que olvidar los perjuicios que pude acarrear a las exportaciones del país azteca.

(The Wall Street Journal Americas – La Nacion – 15.04.13)

 

Deja un comentario