Las Economías Regionales Están con Menos Facilidades para su Desarrollo

 

La recuperación de los países motores (Estados Unidos, Unión Europea, Brasil) es lenta, aunque positiva, y los peligros de mayor desaceleración China ensombrecen el resto del 2013. Para completar el cuadro, los commodities, principal ingresos de divisas regional, no solo no despegan, sino que se siente una lleve tendencia a la baja, que necesita de varios factores externos para despegar.

La situación general

Según colaboraciones del economista Eduardo Levy Yeyatti, para el informe semestral del Banco Mundial sobre la situación de la economía global, hace hincapié en tres factores importantes que deben ser considerados para la evolución de la economía.

–          La demanda, es determinante el crecimiento por parte de Estados Unidos, China y la Unión Europea.

–          El riesgo financiero, asociado a las actuales tasas de interés muy bajas, especialmente de Estados Unidos y Japón, con su nuevo plan económico. Abaratan su dinero, con la esperanza de incentivar sus respectivas economías (Japón trata de superar su crónica deflación). Liquidez global.

–          Uno los ítems importantes para nuestra región, son los términos de intercambio. Al disminuir el valor de las monedas de intercambio, aumentan los precios de las materias primas que cotizan en dichas monedas. De todos modos, no debemos descartar que el precio de estos commodities no están solamente influencias por la cotización de la moneda: también influye la siembra (y las condiciones meteorológicas) y la necesidad de alimentación, para el caso de los productos de este sector y también la necesidad de producción de combustibles.

La pregunta del millón podría ser ¿cual es el desempeño de los países “motores”?. La situación es estable, aunque sin una tendencia hacia arriba. Estados Unidos mantiene su tendencia alcista, aunque sin fuerza sostenida. La disminución del crecimiento de China al 8.5 % anual, viniendo del 10 %, es una baja, pero sigue siendo un crecimiento muy importante. La perspectiva de la Unión Europea es negativa, pero menor en importancia que la sucedida en el periodo 2008/9.

La situación de Brasil, en particular, afecta a Latino America y en especial a la Argentina. El crecimiento del “coloso” de la región, nunca fueron tasas chinas sostenidas. Si tuvo logros importantes sobre el control de la inflación e importante acceso al mercado de capitales,  pero nunca incremento su ahorro e inversión bruta. Su moneda se valorizo más que ninguna latinoamericana, durante los últimos 10 años, y tiene como contrapartida el aumento de su producción en dólares. Estas son expresiones del economista de Elysis, Eduardo Levy Yeyatti. De todos modos, el crecimiento estimado del PBI rondara el 3 % anual (reducción desde el 4.5 %). No es el mejor de los crecimientos, pero tampoco llevara a que su poco importante crecimiento lleve a un significativo deterioro del comercio regional.

Lo que si resulta fundamental es que no se vuelva a anteriores situaciones en las cuales se producia, casi normalmente, un deterioro de los términos de intercambio. Gabriel Palma, profesor de la Universidad de Cambridge (UK), advierte que un cambio de precios en las materias primas seria letal para las economías de la región. Para colmo de males Chile y Venezuela ya están en problemas (cobre y petróleo).

Esta endeble situación podría ser morigerada por un nuevo contendiente del mercado: África. Cada vez compra más alimentos. Seis de los 10 países que más crecen en el mundo son de ese continente.

Conclusión

Es importante que para los países de la región se mantengan por un tiempo las actuales políticas económicas de los “motores”. Mantenimiento de las tasas de interés de Estados Unidos en el orden de 0-0.25 % (otra de las preguntas del millón seria saber lo que pueda suceder en caso que la Reserva Federal decidiera subir las tasas de interés), la nueva política económica del Japón (boom inversionista externo), que no se deteriore aun mas la economía China. Son algunos de los factores, no exhaustivos, que pueden influir en el futuro próximo. Si la tendencia actual de la demanda global se confirma con una leve mejora respecto al año anterior, y los términos de intercambio se mantienen, no habrá ninguna influencia negativa.  Es de esperar…

Deja un comentario