¿Los Latinoamericanos Piensan en la Jubilación Futura?

 

Unos días atrás, el Newsletter de IG Digital público la nota Consejos para preparar su jubilación  (www.igdigital.com/2013/5/como-prepararse-para-la-jubilacion/)  y me llevo a reflexionar si efectivamente los jóvenes latinoamericanos, y especialmente los argentinos, dan la real importancia a que en el futuro nos vamos a jubilar, pasaremos de la vida activa a la pasiva. Si postergamos la planificación de nuestra jubilación para dentro de 20 años (por ejemplo), no lograremos una retribución satisfactoria.

La jubilación es el acto administrativo por el cual el trabajador activo pasa a una situación pasiva de inactividad laboral, luego de haber alcanzado la edad y los años de aportes requeridos por ley. Debido a que el cese laboral implica una perdida de ingresos para la persona, el beneficiario de la jubilación recibe una prestación económica que consiste en una renta mensual y vitalicia. El sistema jubilatorio argentino siendo solidario, al igual que sucede en casi todo el mundo, financia el pago de jubilaciones de los pasivos con los aportes mensuales de los trabajadores activos.

De la exacta comprensión del párrafo  anterior surge la importancia que tiene para los jóvenes la concientización de prever el futuro.

Distintas investigaciones señalan que el mayor error que cometen los adultos y que les produce un fuerte arrepentimiento es no haber comenzado a ahorrar e invertir desde una edad temprana. En los países desarrollados, quienes confiaron sus ahorros a un fondo de retiro gubernamental o corporativo han sufrido enormes pérdidas con las últimas crisis financieras globales y han tenido que empezar de nuevo, mientras que en nuestros países los permanentes cambios de régimen y de inversiones, hacen pensar que vivir en un futuro de la jubilación estatal es una ficción de Disney.

De todos modos, “Preparar la jubilación es un proceso personal y de autodescubrimiento. Hay que investigar qué condiciones particulares tengo para hacerlo y a través de qué mecanismos puedo llevarlo a cabo. Existe una estrategia para cada bolsillo y el nivel de salario (bajo o alto) no es un excusa para planificar el retiro que usted se merece”.

“Uno de los mayores problemas que enfrentan las personas cuando tratan de empezar a ahorrar es la creencia de que no tienen suficiente dinero como para comenzar a guardar. Pero pagarse a uno mismo debería ser tan importante  como el pago a otras personas, la cancelación de deuda de algunos servicios. Esto no quiere decir que uno deba dejar de cumplir con sus obligaciones con proveedores o el banco, pero si usted no toma el cuidado de sí mismo y se pone dentro de sus prioridades, ¿quién lo hará?”

Resaltemos que lo imprescindible es que nos demos cuenta de la necesidad de planificar nuestro futuro.  A pesar de los vaivenes económicos latinoamericanos, siempre hay algunos caminos, para restar imprevisibilidad a nuestro retiro.

 “Desde luego que habrá desafíos. Habrá meses en los que logrará llegar un poco corto y no tendrá tanto para guardar. Quizás puede ocurrirle al pequeño ahorrista que encuentre que sus opciones de inversión son más limitadas y que muchas personas no quieren manejar sus ahorros por ser muy acotados”.

En razón de su mayor estabilidad, los países desarrollados, brindan a los trabajadores mayores facilidades para asegurar su futuro. El tema de los fondos para asegurar los pagos de los futuros jubilados es un problema en todo el mundo, y los diversos sistemas de acumulación tienen ventajas y desventajas. Por ejemplo, en los Estados Unidos de Norteamérica hay una serie de posibilidades que ayudan a la planificación del ahorro para el futuro.

Los planes de pensiones, comúnmente conocido como los planes de jubilación en los EE.UU., pueden  ser puestos en marcha por los empleadores, compañías de seguros, sindicatos, el gobierno u otras instituciones. El Programa de Seguro Social es el programa federal que proveen fondos para asistencia social y seguro de muchos programas sociales.  Paralelamente, existen  los planes de jubilación privada.  Hay tres tipos básicos de planes: plan de contribución definida, planes de beneficios definidos, híbridos y los planes de saldo de caja. En general, podemos decir que se favorece el ahorro en inversiones accionarias, las cuales, en el caso de beneficios son exentas del pago de impuestos.

Pero, también en nuestra región podemos buscar  caminos hacia el futuro.

“No importa el monto. Lo importante es guardar dinero en cantidades, aunque sean relativamente pequeñas, como para aprender el hábito y comprender el proceso. Es necesario instaurar –esta iniciativa- como una rutina de por vida y no detenerse a la primera dificultad.”

En países con alta inflación como la Argentina, apuntar sólo al ahorro no es una buena estrategia. Con una inflación anual del 25%, dejar la plata debajo del colchón, significa perder todos los años un cuarto de su capital. Si su capital es pequeño y no puede incursionar en un negocio propio, una buena alternativa es recurrir a una sociedad de Bolsa. En Argentina, por ejemplo, se puede comenzar a operar con un capital mínimo de 5.000 pesos.  Por ejemplo, las acciones de Telecom, Siderar y Techint subieron en el primer cuatrimestre del año más que el dólar blue, que no es poca cosa.

Para muchos jóvenes el atractivo de invertir en acciones es tomar ganancias rápidas, pero lo interesante es comenzar a pensar en jubilarse ricos y a una edad temprana. Para estos últimos la historia juega a su favor.

Un estudio llevado a cabo por el profesor Jeremy Siegel, de la Universidad de Wharton, en Pennsylvania, Estados Unidos, mostró que las acciones en el período diciembre 1925 – marzo 2009 (o sea, incluida la baja de las acciones de la crisis financiera) rindieron 7% anual en promedio en términos reales (o sea, por encima de la inflación).

Tenemos la obligación de buscar los caminos: “apostando por acciones del exterior –mediante una  sociedad de Bolsa local- o por algún activo argentino en dólares que considere seguro. No deje de consultarlo con su asesor y no se quede con la primera recomendación que le hagan. Un buen diagnóstico requiere más de una opinión.”

 “Muchos Fondos Comunes Inversión (FCI) o empresas están dispuestos a abrir nuevas cuentas pequeñas. Algunos FCI permiten el ingreso a partir de los 1.000 pesos, lo cual abre el juego para mucha gente. Lo interesante es que ya hicieron una selección de activos por usted. Existen FCI que vienen rindiendo en torno al 40% anual y que llevan 20 puntos en lo que va del año.”

Finalmente, el mensaje a transmitir  se basa en tomar conciencia de la urgente necesidad de preocuparnos por nuestro retiro, y asimismo preocuparnos por capacitarnos. En el mercado, existen numerosos programas de capacitación que nos pueden convertir en expertos.

www.igdigital.com/2013/5/como-prepararse-para-la-jubilacion/

Deja un comentario