La Flexibilización Cuantitativa (QE) y los Tipos de Interés Cero

 

Días atrás, en este mismo sitio, publicamos una nota que se refería a la emisión monetaria en Estados Unidos y en la Argentina, marcando las diferencias de actuar en cada uno de esos países (http://codigoinversor.com/2013/06/caminos-hacia-la-emision-monetaria/.

En la presente emisión nos dedicaremos estrictamente a comentar  la situación de la flexibilización cuantitativa (Quantitative Easing) y a la política de tipos de interés cero (Zero Interest Rate Policy -ZIRP) implementada tiempo atrás (fines 2008)  por la FED y que todo hace pensar que esta comenzando su repliegue, abriendo una serie de interrogantes. En sus últimas declaraciones, Ben  Bernanke, no fue demasiado preciso.

Bill Bonner, en su escrito “¿Podríamos liberarnos de la deuda en siete años? (http://www.igdigital.com/2013/06/fed-y-deuda-de-estados-unidos/ ) nos introduce en el tema.

 La ocasión por la que nos encontramos fue el Almuerzo Anual Financiero organizado por el Prince’s Trust in Edinburgh. El Comité del fideicomiso nos pidió a Gillian Tett -y a este redactor- que habláramos.

 Gillian, redactora del Financial Times,  comenzó a referirse a la flexibilización cuantitativa (Quantitative Easing) y a la política de tipos de interés cero (Zero Interest Rate Policy), las políticas de dinero fácil de la Reserva Federal (Fed), que en la actualidad aumentan la base monetaria de Estados Unidos cerca de 100 veces más rápido que el crecimiento de la economía.

Por mi parte, señale  que las políticas monetarias de los bancos centrales se habían convertido en una especie de Dispositivo del Día del Juicio Final. Mantenga pulsado el botón demasiado tiempo y es casi imposible detenerlo. Porque cuanto más tiempo dure la Fed en entregar crédito y dinero en efectivo, más tiempo dura la economía alineada para tomar ventaja de ello. Conforme pasa el tiempo, más y más gente quiere que el programa continúe, y cada vez menos personas podrán sobrevivir si no lo hace.

Algunos dependen de ZIRP para reinvertir sus deudas.

Algunos cuentan con las bajas tasas hipotecarias para poder construir, vender o comprar viviendas.

Algunos dependen de la Fed para financiar los déficits públicos y mantener al flujo de dinero dirigiéndose a la creciente clase zombi, incluyendo a los bancos, a Wall Street, a las personas con discapacidad, a los beneficiarios de cupones de alimentos, a los contratistas militares, a los jubilados, a los vagos, y a los maquinadores de todo tipo.

Casi nadie quiere cerrar el grifo. La realidad: nadie quiere apretar el botón para detener las políticas de la Reserva Federal de expansión monetaria y tasas de interés cero.

Tambien Gillian coincidió con la afirmación.” La gran preocupación que tiene todo el mundo es cómo vamos a salir de esto”.

La periodista, Merryn Somerset Webb (Profit from the panic over quantitative easing – http://moneyweek.com/profit-from-the-qe-panic/ )- se refirio a Guillian como realista.

Siguiendo a  Merryn Somerset Webb , explico que Guillian se explayo respecto a las dificultades del tema y a su casi imposibilidad de eliminar las actuales condiciones.  El mejor resultado posible sería que podría dejar poco a poco la cantidad de dinero nuevo – de $ 85 mil millones al mes a cero durante un año más o menos – y dejarlo en ahí. Para afrontar el problema deberíamos  aferrarnos a todos los bienes que hemos comprado hasta el momento y dejar que expiren pacíficamente en el balance general. Eso llevaría seis o siete años. Problema resuelto. Pero no es tan fácil.Alpha Pero, no es tan fácil PPPP

Veamos la situación actual de nuestra cartera. Si pensábamos en  retirarnos en base a nuestra cotización del lunes, tendríamos que replantear todo  para el viernes. Ben Bernanke, dijo en el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), celebrado la semana que, si la economía de EE.UU. continúa pareciendo que va mejorando, la Fed podría comenzar a eliminar el actual sistema.

Todo se desplomó espectacularmente. Acciones, bonos, energía, oro, monedas de mercados emergentes, los precios de granos – lo que sea, todos perdieron.

El tema sigue siendo ¿Cómo se puede volver a la normalidad? Los niveles de deuda tendrán que bajar. Eso tendrá que pasar algún día. Pero, ¿cómo?

La posibilidad es que puede ocurrir sin causar una gran calamidad. Ya se hizo una vez, después de la Segunda Guerra Mundial. En ese entonces, los niveles promedio de deuda con respecto al PBI soberano fueron casi el 100%.

Las tasas de inflación aumentaron mientras que los rendimientos de los bonos se mantuvieron bajos y la economía creció.

Esto tuvo el efecto de reducir el valor real de la deuda sin desencadenar un cierre económico. Éste no era el objetivo intencional o expreso de los banqueros centrales de ese entonces. Pero el resultado fue que gran parte de la deuda de la guerra se infló de inmediato. Los niveles de deuda pasaron a sus niveles normales después de unos pocos años. Y entonces, las tasas de interés pudieron subir.

Los cálculos que he visto sugieren que lo mismo podría suceder ahora. Pero se necesitarán al menos unos siete años para lograr este tipo de “aterrizaje suave”.

El problema es que el aterrizaje de un avión durante un período de siete años es una cosa muy difícil de hacer. Hay dos campañas electorales presidenciales en ese período. Es difícil imaginar que la economía, los mercados, la Reserva Federal y el Gobierno federal sean capaces de mantenerse encaminados en la dirección correcta en ese lapso de tiempo. Sería bueno pensar que este aterrizaje suave pudiera suceder. Pero yo no creo que sea muy realista.

Gillian no lo mencionó, pero el “aterrizaje suave” que ella describió sólo podría suceder si el piloto estuviera dispuesto y fuera capaz de hacerlo. De hecho, Ben Bernanke y su equipo no tienen ninguna de las dos habilidades. Como señalamos en nuestra charla, la última vez que la Fed logró voluntariamente un aterrizaje de cualquier tipo fue cuando Paul Volcker estaba frente a los controles. Y Volcker fue un presidente de la Fed excepcionalmente seguro y valiente. Y Ronald Reagan lo defendía.

Pero todo es posible. Y, como hemos señalado antes, el Sr. Mercado es un tipo excepcionalmente imprevisible. Justo cuando cree que lo tiene descifrado, él se esconde detrás de usted y hace algo totalmente inesperado.

Para finalizar, mencionemos, un párrafo de  Merryn Somerset Webb que nos dice que debemos tener en claro para que fue creado y que debía alcanzar el QE.

Se suponía que iba a mantener la oferta monetaria estable, y se suponía empujar todos los precios de los activos altos y a mantener a la gente sentirse feliz y rica. Funcionó muy bien. La Fed crea el dinero y compró los activos; las personas que reciben ese dinero compró diferentes activos, y todo lo subió. Pero el mismo hecho de que haya funcionado tan bien hace posible que su retirada siempre iba a tener un efecto contrario.

Los mercados ahora tratan de adivinar lo que la Fed podría hacer, o adivinar lo que los operadores creen que el siguiente bit de datos económicos puede decir y  que Bernanke puede decidir con esos resultados. Es casi imposible de averiguar.

 

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.

Deja un comentario