Volvamos a los Fundamentos de la Inversión

 

Hurgar en la maleza del desempeño de las acciones en este trimestre en busca de alguna tendencia puede ser frustrante. A menudo dan poca información significativa, porque a veces no hay mucho cambio. Por ejemplo, mayo y junio han sido uno de los períodos en los que fuimos testigos de una gran actividad, pero ninguna medida significativa.

De hecho, el lunes 1 de julio, el Dow Jones Industrial Average cerró en 14.975, que era casi idéntica a la que se cerró el viernes 3 de Mayo – 14974.
Con todo, desde el comienzo del año, la consideración principal para los inversores ha girado en torno a qué clase de activos financieros se beneficiaría más con la próxima ola de liquidez creada por los bancos centrales del mundo: Principalmente de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo.

Pero detrás de las escenas, los mercados preocupados por algún tiempo en el futuro, cuando las tasas de interés podrían regresar a un período de normalidad, con la inflación avanza a un 2 por ciento y los depósitos bancarios pagar 5 por ciento. Sin embargo, desde el inicio de la crisis financiera, nos hemos acostumbrado a pensar en estas condiciones como un anacronismo histórico extraño en lugar de la situación normal.
Sin embargo, recientemente ha habido indicios de que las condiciones podrían estar cambiando. La llamada de atención vino por el  más bien inocuo concepto de disminución. Esto significa que si la Reserva Federal cree que las condiciones económicas están mejorando, van a empezar a comprar menos bonos del gobierno.

 

Los inversionistas saben que la flexibilización cuantitativa (QE) terminará… algún día

 

Se podría pensar que esto no es una sorpresa. Después de todo, si las cosas están mejorando, ¿no deberíamos esperar que las cosas empiezan a volver a la normalidad?

Como resultado, este fue sin duda un gran golpe para los mercados financieros, y se asustaron bruscamente. Eso es porque el mundo financiero se ha vuelto completamente enganchado en la generosidad de la Reserva Federal. Por lo tanto, cualquier indicación de que Bernanke podría ser menos generoso en algún momento en el futuro provoca mucha angustia.

Cuando vieron lo que habían hecho, funcionarios de la Fed trataron de minimizar el revuelo lanzando un montón de comentarios tales como “si…, entonces tal vez…, pero no todavía.” Y a pesar de que los mercados han recuperado su equilibrio, los inversores ya no están haciendo caso omiso del hecho de que la QE en algún momento tiene que llegar a su fin, y han comenzado a pensar en las consecuencias.

La Fed,  sin duda, tomo conciencia de la  reacción del mercado ante una declaración bastante leve de lo obvio. Por lo tanto, incluso si la Fed comienza a modificar las tasas de interés, es probable que se mantenga por debajo de su nivel “natural” durante mucho tiempo. Bernanke ha sido siempre muy claro que la salida de QE será sin sufrimiento.

Lo que parece no tener plenamente en cuenta en su cálculo, es el grado de dependencia que ha llevado a los mercados con políticas de dinero fácil de la Reserva Federal. Teniendo en cuenta que parte de la política de QE es asegurar que los precios de los activos se mantengan y fomenten la actividad económica, es muy poco probable que la Fed tome alguna medida deliberada que auspicie alguna caída significativa en los mercados de activos.

Sin embargo, la Fed ha mostrado a los mercados dónde está la salida, y es probable que conduzca a un período de creciente volatilidad. Es lamentable que los inversores tengan que pensar acerca de lo que son conceptos experimental-económicos con el fin de posicionar sus carteras con éxito. El hecho es que nadie sabe realmente lo que va a ocurrir a medida que caminamos esta línea, pero los riesgos son significativos y genuinos.

Alpha

En este contexto de mayor volatilidad, con mercados más sensibles que nunca a las declaraciones de los banqueros centrales, estamos en un mundo en el que las buenas noticias económicas podrían ser tomadas muy negativamente, ya que estas casi seguro adelantan el final de QE. Con un  mercado voluble y asustadizo, es hora de volver a los fundamentos de la inversión. Esto significa apegarse a un enfoque equilibrado, tanto dentro como entre las diferentes clases de activos.

La tranquilidad, probablemente se mantendrá por un tiempo más, pero está empezando a verse nubes bastantes oscuras.

Bill Hall  (www.moneyandmarkets.com)

Deja un comentario