¿Es Tiempo de Vender Acciones y Comprar Oro?

 

Entre 1971 y 1974, el precio del oro pasó de 35 dólares la onza a $ 190. No es diferente de la subida de 250 dólares la onza en 2001 a $ 1,920 en 2011. A finales de 1974, el oro comenzó una tendencia bajista de 20 meses. Esto terminó a finales de agosto 1976 con el oro casi un 50% menor. No es diferente al mercado bajista actual. En los últimos 21 meses, el oro ha caído un 40% desde su máximo. En 1976 comenzó otra ronda alcista. Termino en 1980 con el oro más de ocho veces superior, a 850 dólares la onza.

De modo que si  la historia se repite, el escenario está ahora preparado para un aumento de ocho veces en el precio del oro, tal y como vimos en la década de 1970.

 

¿Salimos corriendo a comprar oro?

La situación del oro parece similar a la década de 1970, pero no debemos ignorar las diferencias.
El siguiente gráfico muestra el precio del oro desde 1971. Es un gráfico de registro, es decir, uno que muestra las ganancias porcentuales. (De modo, que la diferencia indicada en el grafico entre $ 50 y $ 100 – un aumento del 100% – es la misma que la diferencia entre $ 1.000 y $ 2.000.).
Hay dos tendencias marcadas en un circulo: desde 1974 hasta 1976, y  esta la actualidad.

Grafico 1 13.08
Fuente: www.chartsrus.com

Incuestionablemente, hay similitudes entre los dos períodos. Y sí, $ 8.000 el oro sería muy agradable. De existir certeza, la operación seria un caso cerrado.

Pero tenemos que prestar atención a las muchas diferencias entre la actualidad  y lo que sigue también.

Los $ 35 la onza, desde que comenzó el mercado alcista de los años 70, fue una baja artificial. Era un precio insostenible en el cual los EE.UU. estableció su estándar de oro en la generación anterior. Y le tomó tres años para llegar desde allí a $ 190. En el periodo 2001-2011, llevo 10 años.

La cima de 850 dólares de 1980, también fue una aberración momentánea, en razón a la crisis de los rehenes en Irán. Sólo unos días antes, había alcanzado $ 620. Unos días más tarde, bajaría a esos niveles nuevamente. El que vendió en la parte superior lo hizo muy bien  y fue muy afortunado. Estas y muchas otras diferencias son fácilmente ignoradas por el deseo de creer que el tope de $ 8.000 está llegando.

Pero, para seguir con el valor de $ 8.000, debemos buscar otras comparaciones.

La relación de Dow-oro sugiere que el oro podría estar a punto de superar a las acciones

Hay otra comparación que vale la pena considerar. Observando los ratios entre mercados, y no simplemente en la unidad de cuenta defectuosa que es el dólar de EE.UU., podemos enriquecer el tema.
Uno que es útil analizar, es la relación entre el oro y el mercado de valores Dow Jones. Durante mucho tiempo, uno de mis objetivos a largo plazo para vender mi oro ha sido cuando la relación de Dow-oro alcanza un dos a uno. En otras palabras, cuando usted puede comprar el índice Dow Jones por dos onzas de oro.
Ese podría ser el Dow a 10.000 y el oro en 5.000 dólares. O podría ser el Dow en 20.000 y el oro en $ 10.000. Incluso podría ser el Dow en 2000 y el oro en 1.000 dólares.

Analizando la relación Dow – oro desde 1800 podemos recabar datos muy importantes.

Observamos que el rango fue mucho más estrecho en el siglo 19, cuando el mundo estaba en un patrón oro. Durante el siglo 19, la proporción varió de 0,2 a uno.

En el siglo 20, la relación aumentó. Entre el año 1900 y 1925, vario entre 2 a 6 onzas de oro para comprar el Dow. El Dow subió a un valor de 20 onzas de oro en la depresión de 1929. Cayó de nuevo a 2, y luego en los años 30 y 40 se mantuvo en el rango de 2 a 5 dólares la onza.
En el auge de la posguerra la proporción se elevó de nuevo, hasta alrededor de 30 a mediados de los 60. Luego vinieron los años 70 y la proporción cayó. En 1980 se alcanzó un nuevo tope.

El boom de los años 80 y 90 la relación alcanzo a 45 en el 99. Luego vino otro ciclo bajista. En el año 2011 – en el pico de oro – estaba nuevamente en cinco. En la actualidad se encuentra justo por encima de 11. Con el Dow en 15.100 y el oro en $ 1.360, se necesitan  11.1 onzas de oro para comprar el Dow.
Visto de otro modo, desde 2011, el Dow Jones ha superado al oro por más o menos dos veces.

 

La relación de Dow- oro podría liderar la baja nuevamente

Observemos la misma relación en los últimos 100 años.

Los años 1930 y 1970 son, en términos de rendimiento económico, tal vez las dos décadas del siglo 20 lo más parecido a lo que actualmente vivimos. En las dos décadas se produjo un repunte repentino del Dow respecto  al oro (en otras palabras, las acciones tuvieron un mejor desempeño que el oro), al igual que hemos visto recientemente.

Tanto en los años 1930 y 1970, la relación ‘volvió a la media’ (las acciones subieron con respecto al oro). Pero luego, las acciones volvieron a bajar al igual que en la década del 70.

 

La relación de Dow-oro actualmente esta volviendo a la media y se encuentra en una relación de aproximadamente de 16.

Estimo que los problemas económicos no se han considerado. Las cifras de inflación están dadas, los datos de empleo no consideran a  muchos desempleados o subempleados, y la flexibilización cuantitativa (QE) ha ido apuntalando los precios de activos en todo el mundo.

Sospecho que, al igual que en los años 30 y 70, la relación de Dow-oro va a retroceder. En los próximos años, va a haber mucha volatilidad. La reversión puede incluso haber comenzado (el pico en el ratio fue 12) con la reciente escalada del oro. O es posible que tengamos que esperar un poco más.

La otra posibilidad, por supuesto, es que nuestros problemas económicos estén en camino de ser ordenados. La relación, por las buenas o por las malas, se moverá hacia arriba, como lo ha hecho en tiempos de bonanza anteriores.

Si la situación se vuelve diferente, esto sugeriría que estoy equivocado. O que hay que revisar la situación, por lo menos. Con perfecta retrospectiva, debería haber cambiado oro por acciones cuando el ratio Dow-oro alcanzó 5.5 en septiembre de 2011. Pero no lo hice.

Y mirando a la relación actual y la situación económica general, no creo que ahora sea el momento para hacer ese cambio. En todo caso, estamos más cerca de la hora de cambiar las acciones por oro nuevamente.

Pronto veremos si tengo razón.

Dominic Frisby

MoneyWeek – moneymorning@electricmessage.co.uk

 

Deja un comentario