Proteccionismo, Subsidios y Ajuste

Hay muchas palabras en argot económico (y en el técnico) que son utilizadas por temporadas y otras que repetidamente se mantienen a través del tiempo. Muchas de estas últimas son desvirtuadas de su contenido original, son vulgarizadas desviando su contenido  y dándole  un sentido limitado apropiado al objetivo político del momento. Mas grave, aun, es cuando la interpretación equivocada se hace carne en la opinión pública y en los profesionales, y todos ellos argumentan desde el error conceptual. Al no partir desde el origen, las conclusiones de cualquier análisis dejan de lado las bases teóricas para las cuales fueron ideadas y desvían las conclusiones hacia otros objetivos. Esta nota, pretende mostrar el sentido estricto de las palabras del titulo, sin olvidar otras palabras o conceptos que también están tergiversadas: populismo, sustitución de importaciones, distribución de la riqueza…entre otras.

 

Proteccionismo

Lo que podríamos mencionar como Teoría Proteccionista surgió como una defensa hacia la industrialización de Inglaterra, originada primordialmente por las consecuencias de la Revolución Industrial.

La expresión o termino Revolución Industrial fue difundida a partir del año 1845, por Federico Engels uno de los fundadores del socialismo científico, para designar al conjunto de transformaciones técnicas y económicas que caracterizaban a la sustitución de la energía física por la energía mecánica de la maquinas. La causa mas importante para el desarrollo de la Revolución Industrial fue la aparición de maquinas de vapor, el telar mecánico, las maquinas de hilar que revolucionaron el siglo XVIII las técnicas de producción industrial. A partir de ahí ocurrió el auge de la industria fabril.

En este contexto económico, el mayor beneficiario fue Inglaterra, su industrialización fue mayor, adelantándose por muchos años al resto de los países.

En esta situación de superioridad, los ingleses comenzaron a promocionar el libre comercio.  ¿Qué buscaba la doctrina liberal británica?  La realidad era que buscaban “encubrir la verdadera política de Inglaterra mediante las razones y argumentos inventados por Adam Smith, con objeto de evitar que las naciones extranjeras imiten su política industrialista“.

El economista alemán Georg Friedrich List (1789 – 1846) fue un destacado economista alemán del siglo XIX, padre ideológico del proteccionismo y de la industrialización alemana, que busco utilizar sus mercados internos para desarrollar y fortalecer industrias hasta hacerlas exportadoras.

Desarrolló una teoría que sostenía la necesidad del proteccionismo para favorecer la autonomía de una industria nacional y puso en evidencia las finalidades políticas del proteccionismo: evitar que las empresas inglesas eliminaran a las jóvenes empresas alemanas y afirmaran la supremacía inglesa sobre la nueva Alemania.

La libre competencia solo puede reportar ventajas a uno y a otro si ambos se encuentran en el mismo grado de desarrollo industrial, los países requieren desconectarse selectivamente del comercio exterior, mientras no hayan desarrollado plenamente sus fuerzas productivas domésticas (pensaba entonces que Alemania requeriría de un siglo para alcanzarlo), ya que de lo contario todos los países se convertirían en colonias inglesas.

Debemos resaltar que List no cuestionaba en sí, en el largo plazo, la teoría clásica del comercio internacional, sino únicamente para el caso de las naciones que no habían alcanzado aún el desarrollo interno necesario para sujetarse a la doctrina de las ventajas absolutas o comparativas del comercio internacional. Esta debía seguirse, en su concepto, únicamente a partir del momento de un desarrollo equilibrado.  Uno de las bases de llegar al equilibrio podría ser la sustitución de importaciones.

“A fin de que la libertad de comercio pueda actuar naturalmente, es preciso, ante todo, que los pueblos menos adelantados sean elevados por medio de medidas artificiales al mismo grado de desarrollo a que Inglaterra ha llegado artificialmente”.

De lo descripto, y esto lo quiero remarcar, el “proteccionismo” es un paradigma provisorio. Necesario para despegar. Este empuje inicial debe ser utilizado para desarrollar y consolidar un desarrollo industrial, dentro de las posibilidades del país y acorde al mismo. Recordemos que 50 años atrás, Japón no fabricaba relojes y actualmente casi todos usamos relojes de ese país.

No es malo hacer proteccionismo. Lo que es malo y contrario a la idea es mantenerlo como política natural económica que nos cierre al comercio internacional y que no nos permita acceder a  los beneficios del mismo.

Subsidios

En economía un subsidio es la diferencia entre el precio real de un bien o servicio y el valor real cobrado al consumidor o usuario por ese bien o servicio. Se aplica para estimular artificialmente el consumo o la producción. Generalmente la aplicación de subsidios específicos al consumo o a la producción de un producto cualquiera tiene su origen en la intención de los Estados de alcanzar metas sociales, o bien para favorecer (por distintas razones) a determinadas personas, actividades o zonas de un país.

En general, el criterio aceptado de aplicación de subsidios es ante hechos o situaciones extremas. Crisis económica profunda, desastres naturales. Tambien, en aquellos casos que se quiera favorecer determinados grupos sociales o sectores.  Podemos mencionar  actividades de economías regionales, capacitación y fomentos determinados. Dentro de estos últimos están los que podríamos  denominar  de fomento social. Mencionemos como ejemplo, con objetivo de favorecer el crecimiento vegetativo, subvencionar  casamientos y nacimientos; adopción; apoyo a la rehabilitación del menor con discapacidad , entre otros.

Los mencionados  subsidios se diferencian de aquellos que se aplican para paliar crisis económicas o desastres naturales. En estos casos la solidaridad estatal debe proceder a contribuir sustancialmente a la solución  del problema.

Ahora bien, la ayuda se debe mantener hasta la eliminación de la coyuntura extraordinaria. Ante un hecho inesperado  debemos solidarizarnos hasta la eliminación de problema y entrar en cause normal. Lo que bien podemos entender como mentira es el mantenimiento de situaciones irreales que buscan un reconocimiento político. Cobrar  precios extremadamente bajos de los servicios públicos, energía y transporte, es un engaño a la población. Si el costo del servicio es  $ 10 mal podemos cobrarlo $ 3, por años y años. El engaño esta que la diferencia se cobra a través de otros impuestos o directamente por la inflación.

Nuevamente, y a semejanza de lo referido respecto al proteccionismo, lo que puede ser una verdad necesaria en determinado momento, se transforma  en un engaño si no cumple con los criterios originales por los cuales fue necesario aplicar.

Ajuste

Actualmente la palabra ajuste es políticamente inaceptable. Es sinónimo de castigo al pueblo. Y en cierto sentido dicha acepción es lógica. Pero, por otro lado debemos pensar por que se llego a esa situación y sobre todo preguntarnos a donde vamos a llegar en caso de no realizar “el ajuste”.

¿Cuándo se ve la posibilidad o necesidad de realizar un ajuste?  Cuando el tamaño del sector público es muy grande e improductivo (aumento constante de empleados públicos); cuando el gasto publico aumenta constantemente (sin recursos genuinos en consecuencia inflación); constantes déficits presupuestarios; insoportable presión tributaria y nombremos en esta rápida enunciación cuando el ahorro y la inversión no son suficientes para un sustentable desarrollo económico y social.

Para responder a donde iremos,  la sola mención de los problemas definidos en el parágrafo anterior nos dan la respuesta.

Vale decir, que hemos llegado a una situación de ajuste porque el gobierno tomo medidas inadecuadas y debemos tener conciencia que si no se concreta algún ajuste,…en poco tiempo vamos a estar peor.

¿Y nosotros, los ciudadanos, que tenemos que ver? En realidad tenemos mucha culpa ya que votamos libremente (reconozcamos que muchas veces nos mienten).

Al igual que lo expresado respecto a proteccionismo y a los subsidios, los temas no son perjudiciales de por si, sino que se transforman en dañinos cuando no cumplimos con los objetivos para los cuales fueron ideados. Una cosa es que “ajustemos” porque nos equivocamos una vez y otra es que ajustemos siempre.

 

Conclusión

Como pudimos ver y es lo que trate de transmitir en el titulo de esta nota “Proteccionismo, Subsidios y Ajuste” tienen una base en común.

Ninguna de las tres palabras deben ser desacreditadas si son usadas en el sentido lato que fueron creadas.

Ponemos en práctica un proteccionismo para mejorar y poder crecer. Es lo que hacemos con nuestros hijos. Los vamos preparando para crecer.

Ponemos en práctica subsidios para morigerar situaciones extremas o de fomento determinado, pero no para vivir de ellos. Igual que hacemos con nuestros hijos. Los mantenemos, para que después se mantengan solos.

Y finalmente tenemos los ajustes. Cuando todo hicimos mal,…empecemos rápido de nuevo.

Hasta la próxima,

Federico Rivero Lahitte