¿Cómo usted puede beneficiarse de la economía distorsionada de Argentina?

Siempre es muy importante conocer la opinión de periodistas de otras partes del mundo, ya que nos reflejan otras visiones menos comprometidas que las del medio local. A continuación reproducimos el articulo de James McKeigue, publicado el 12 del corriente en El Nuevo Mundo, de MoneyWeek .

La presidenta Cristina Kirchner se ha dado cuenta que necesita inversores extranjeros.

Este fin de semana, me pasé una hora muy surrealista con un viejo amigo argentino. Lo vi desempaquetar el nuevo ordenador portátil e iPad que él había comprado en Londres y empezó a limpiar rastros de suciedad de la compra y sacar los alimentos que las cubrían.

Luego a través de un cable comenzó a instalar archivos antiguos y fotos, subir a su escritorio una cantidad de  media docena de carpetas ordenadas. Por último, comenzó a hurgar fechas en el sistema operativo. Después de un tiempo, el ordenador portátil y el iPad parecía tan bueno como viejo.

¿Por qué lo hizo? Porque él estaba a punto de volar de regreso a Buenos Aires, donde los funcionarios de aduanas exigen un importante impuesto adicional a productos electrónicos considerados nuevas importaciones. Había visto casos, en que a los equipos los ponían en funcionamiento e incluso leían sus archivos. Por ese motivo quería asegurarse que su equipo nuevo pareciera lo mas usado posible.

 

“Por supuesto, un experto se daría cuenta del engaño, pero no hay ninguno en la Aduana”.

El comportamiento no tradicional de mi amigo, es una reacción a los intentos de la presidente argentina Cristina Kirchner de restringir las compras externas de las personas. En los últimos años, el gobierno de Argentina ha restringido las importaciones, ya sea a través de aranceles o cuotas, para asegurar que sus exportaciones estén equilibradas con sus importaciones.

De este modo, ha hecho subir los precios locales de determinados bienes importados, como ordenadores portátiles, y despertó a  gente como mi amigo, a incrementar sus compras en el exterior. Aparte de la pérdida de tiempo a ambos lados de este juego del gato y el ratón, las microcompras generan grandes distorsiones.

Una economía distorsionada

Una de las distorsiones más evidentes es el tipo de cambio. El gobierno tiene la tasa oficial de 5,8 pesos por dólar EE.UU., que es lo que obtendrá de los bancos o de una oficina de cambio. Pero en el mercado negro, un dólar se puede obtener más cerca de diez pesos.

La razón de la diferencia entre las cotizaciones esta en que el gobierno está decidido a limitar la fuga de capitales, es decir, que los pesos se conviertan en dólares, mientras que los ciudadanos están decididos a proteger el valor real de su riqueza mediante la transferencia a una moneda más sólida.

Cuanto más trabas, imponga el gobierno para convertir pesos a dólares, más se afirma la tendencia. Muchos sectores de la economía están afectados, por ejemplo, el mercado de bienes raíces, este sector no confía en el peso y demanda dólares.

 

Una vez más, estas distorsiones producen comportamientos extraños. Por ejemplo, para otro amigo mío que trabaja para una ONG en Argentina. La situación es tan complicada que su jefe que recibe la totalidad de los salarios de la oficina en dólares, debe contactar al mercado negro para conseguir un tipo de cambio más realista.

“No estamos preparados para hacer un acto  ilegal, pero si no lo hiciéramos, nuestro sueldo tendría el valor de un maní”.

Hay un montón de razones históricas por las cuales los argentinos no confían en los pesos. Uno de los más llamativos fue el Corralito 2001, cuando durante la noche, el gobierno congeló las cuentas bancarias en dólares y únicamente autorizada retiros en pesos (de la traducción: en el llamado Corralito se busco detener la velocidad de circulación del dinero – en razón de la inflación galopante – pero no se prohibió la diferente equivalencia de las monedas ni su utilización cuando correspondiera, se limito el movimiento en efectivo. Seguramente el autor se refiere al llamado Corralón, que si efectivamente distorsiono totalmente la economía).

En cuestión de meses el tipo de cambio ha pasado de un peso por dólar a cuatro pesos por dólar, dejando una gran cantidad de tenedores de pesos descontentos.

Pero también hay una razón mucho más actual. La inflación argentina está alrededor del 25 % anual. Digo ” alrededor “, porque nadie está realmente seguro de qué tan alto que es.

Las estadísticas oficiales del gobierno la sitúan en el 10%, pero nadie, ni siquiera el gobierno, cree eso. Tamaño desfasaje, de una cuarta parte del valor real de su riqueza cada año, los argentinos, esta lógicamente buscando alguna manera de resguardar sus ingresos.

La razón de esta locura

Uno de los mayores problemas de la Argentina es la energía. A pesar de que el país está cargado de grandes yacimientos de petróleo y gas y un importante know-how local, esta importando alrededor de $ 10 mil millones  de dólares en energía por año.

Para financiar las importaciones de energía (el consumo local está subvencionado en la Argentina), el gobierno necesita una gran parte de sus ingresos… es una de las razones del por qué Kirchner está tan preocupada por los hábitos de consumo de microcompras  de mis amigos.

Hace unos años, pasé unos cinco meses en el país escribiendo un informe sobre su sector energético para una revista de petróleo de EE.UU. . Todas las entrevistas con el sector privado eran iguales.

Cuando la grabadora de voz estaba encendida, se generalizaban trivialidades acerca de cómo trabajar con el gobierno, pero cuando estaba apagado, ellos se quejan amargamente de la estupidez de la situación.

Las empresas se ven obligadas a vender petróleo en el mercado local a precios artificialmente bajos. Como resultado, no se molestan en invertir y extraer nueva producción.

Uno de ellos me dijo: “Este gobierno no parece entender que somos una empresa multinacional y debemos invertir nuestra capital donde nos convenga. En estos momentos, hay muchas más importantes oportunidades en otros lugares. ”

Una Vaca Muerta trae esperanza

Pero hay espacio para el optimismo, ya que hay indicios de que la política está empezando a cambiar. La lucha para hacer frente al déficit de energía cada vez mayor, Kirchner ha permitido a los productores a vender gas a precios más altos.

Mientras tanto, un reciente decreto permite a los productores a vender el 20% de su petróleo y gas en el extranjero – es decir, a precios más altos – al tiempo que invierten $ 1bn en el país.

En un extraño giro, incluso esta ayudando a Chevron en las reclamaciones que se están llevando a cabo contra de ella, en el sistema judicial argentino, por los abogados ecuatorianos.

Eso es un cambio de tendencia ya que normalmente Kirchner y Rafael Correa (presidente de Ecuador) son aliados en contra de los EE.UU.. En definitiva, a su manera torpe, Kirchner se ha dado cuenta de que necesita inversores internacionales.

Mientras tanto, los inversores internacionales se dan cuenta de que ellos también la necesitan. A pesar de la condena internacional cuando el gobierno argentino expropió los activos de la petrolera española Repsol, otras compañías petroleras se han apresurado a perdonar y olvidar.

En efecto, hemos visto que grandes inversores internacionales como Chevron y CNOOC, que es la tercera petrolera más grande de China, se precipitan en ofertas con Argentina. Porque a pesar de los problemas, todavía tiene un potencial increíble.

De acuerdo con la Administración de Energía de Estados Unidos, Argentina tiene el segundo mayor yacimiento de gas de esquisto en el mundo y el cuarto mayor depósito de petróleo de esquisto. De hecho, el campo petrolífero de Vaca Muerta es visto como uno de los proyectos más interesantes de la industria.

Si Argentina pudiese revertir su déficit de energía, el efecto sobre otras partes de la economía sería sorprendente. El gobierno tendría menos necesidad de controlar la fuga de capitales, tendría más dinero para inversiones en infraestructura y el consumo popular recibiría un impulso.

Capital Economics cree que podría aumentar el crecimiento de Argentina en torno al 5 %. Quién sabe, tal vez mis amigos podrían incluso dejar de tratar de ocultar sus computadoras portátiles.

Otro factor positivo podría ser el cambio político. El Frente para la Victoria de Kirchner sufrió una importante derrota durante las recientes elecciones de mitad de período. Ella todavía tiene mayoría, pero no es suficiente para cambiar la Constitución para darle un tercer mandato. Esto plantea la posibilidad de un nuevo presidente en 2015.

Estas solas posibilidades no son suficientes para invertir. Dos años es mucho tiempo en política, y todavía no esta claro qué va a pasar. Pero además de los factores positivos mencionados anteriormente, debemos considerar una buena plataforma que da un gran potencial adicional para considerar inversiones.

¿Se anima al riesgo?

Por supuesto, en este momento todo esto todavía depende de una gran cantidad de ‘si’ condicionales. Esta claro, que Chevron y CNOOC están dispuestos a poner su dinero, ¿pero y ustedes?

Hasta el momento, las empresas argentinas que he hablado positivamente. El productor siderúrgico Ternium (NYSE: TX), con origen en la Argentina, pero gran parte de su negocio lo desarrolla en el resto de América Latina, incremento un 30% desde que le dimos el año pasado.

La mayor parte de este aumento se ha reducido en sus otras unidades de negocio, pero sin duda una mejora de su mercado nacional podría ayudar aún más.

Otro buen desempeño argentino es la agropecuaria Cresud (Nasdaq: CRESY). Aumento un 23% desde que lo mencioné en abril. Además de las tierras agrícolas, también cuenta con una amplia cartera de inmuebles, lo que significa que está positivamente expuesto a un repunte en la economía argentina en general.

Mi única elección argentina que no se ha desarrollado demasiado bien es Mercado Libre (Nasdaq: MELI), que me réferi  en agosto.  Meses después que escribí sobre esta accion, el “argentino e-Bay ‘aumentó un 10%. Pero los decepcionantes resultados del tercer trimestre de principios de este mes dieron lugar a una gran ola de ventas.

Los inversionistas estaban decepcionados con los márgenes de beneficio, pero al final, la tendencia a la compra permanece en su lugar. Tiene una posición de liderazgo en el comercio minorista en línea, que es un sector de rápido crecimiento en América Latina.

Una vez más, un repunte en la economía nacional sería un gran impulso para la empresa, y con la baja cotización actual, esta es una acción que vale la pena mantener en la mira.