Los 3 Errores más Grandes que lo Acechan como Inversionista, y como puede Enfrentarlos

Este fin de semana estuve en la reunión anual de la Asociación Americana de Inversores Individuales. Es necesario escuchar a  los expertos de vez en cuando. Hay algunos verdaderos genios en este campo. El reciente ganador del Premio Nobel Robert Shiller y el experto Jason Zweig, del The Wall Street Journal hicieron exposiciones importantes. He aprendido mucho, y estos conocimientos los voy a compartir con mis lectores  periódicamente.

Pero hoy quiero hablar de algo más importante. Acerca de lo que no he oído en la reunión: Cómo equivocarnos menos.

La mayor parte de las charlas de la conferencia fueron acerca de cómo convertirse en un gran inversionista. Y me encanta ese tema! Sin embargo, una figura común seguía apareciendo: La mayoría de los inversores no están ni siquiera cerca de ser geniales. En general, los resultados individuales están por debajo de los índices de mercado.

Cuando tantos inversores tienen una rentabilidad inferior a la del mercado, parecería que mejorar esa performance  del  inversor no es una  prioridad. Convertirse menos malo de los inversores debería ser la meta. La diferencia es sutil, pero importante. El  economista Erik Falkenstein lo expresa así:

“En el tenis los expertos, ganan el 80% de los puntos, mientras que en el tenis amateur, el 80% se pierden.  Lo mismo es cierto para la lucha libre, el ajedrez, y la inversión. Los principiantes deberían centrarse en evitar errores, y los expertos en la elucubración de grandes movimientos”

No se le da la suficiente importancia al concepto de convertirse en menos malo, centrándose en nuestros errores. De modo que vamos a intentarlo. Analicemos tres errores comunes de inversión.

 

1. Planifica para el largo plazo y actúa en el corto plazo

La mayoría de nosotros invierte para alcanzar algún acontecimiento futuro, como la jubilación o de la escuela para sus hijos. Estos “objetivos” se proyectan para años adelante, incluso décadas, de distancia.

Pero mientras que planeamos para el largo plazo, la mayoría de los inversores reaccionan a corto plazo.

¿Retiro dentro de 10 años? Se pierde el sueño cuando el mercado tiene un mal mes.

¿Los niños irán a la universidad en 15 años? Las acciones tienen un mal día, y se cuestionan la forma en que ha invertido sus fondos para la universidad.

Veo esto todo el tiempo.

Francamente, también pienso lo mismo. Es humano.

Pero es peligroso. Mientras que los planes financieros a largo plazo se benefician de un crecimiento compuesto, las reacciones de corto plazo están mal influenciadas por las emociones y la aleatoriedad. Muy pocas decisiones que se toman sobre la base de los movimientos del mercado a corto plazo ayudarán a alcanzar sus metas de largo plazo. El inversor que no tiene en cuenta el ruido y se vuelve felizmente ignorante de lo que el mercado hizo ayer, puede tener una gran ventaja sobre el profesional que vigila constantemente cada movimiento.

Pruebe esto: Anote exactamente por qué usted está invirtiendo. Jubilación, la escuela, un nuevo barco, lo que sea. Cada vez que se vea tentado a hacer cambios en su estilo de inversión debido a las noticias del día, vuelva al escrito y léalo. Recuérdese a sí mismo lo que estás haciendo, y cuántos años tienes frente a ti. Las noticias de ayer parecerán  mucho menos importantes.

 

2. La falta la diversificación

En una publicidad de Enron, que representaba una reunión en 1999, un empleado le preguntaba al Director de Recursos Humanos: “¿Hay que invertir todo nuestro plan 401 (k) (de jubilaciones) en acciones de Enron?”

El ejecutivo de recursos humanos se ríe y exclama: “¡Por supuesto!”. Estoy seguro que lo decía en serio.

Más de la mitad de los empleados de Enron eran accionistas de Enron a través del “401 (k), cuando la empresa se ​​declaró en quiebra un año después. Los empleados no sólo perdieron sus puestos de trabajo, sino también la mitad de sus jubilaciones.

 

Warren Buffett dijo una vez: “La diversificación es una protección contra la ignorancia. No tiene mucho sentido si usted sabe lo que está haciendo.” Sin embargo, una gran cantidad de inversores que no recuerdan a Warren Buffett no saben lo que están haciendo, y la propia Berkshire Hathaway de Buffett controla 55 filiales en industrias que van desde la ropa interior hasta los jets privados, y desde periódicos a productos químicos industriales.

William Goetzmann de Yale analizó una vez las carteras de 60.000 inversores y escribió: “La cartera menos diversificada de un grupo de inversionistas, gana una rentabilidad anual de 2,40% menor que el grupo más diversificado de inversores sobre una base ajustada por riesgo.”

Creo que todo inversionista debe poseer al menos 10 empresas, si no más, a partir de una amplia gama de industrias. Es la forma de proteger su riqueza de lo desconocido. Como planificador financiero Carl Richards dice, la diversificación “significa que usted está dispuesto a sustituir la oportunidad de hacer una matanza, para asegurarse que nunca perderá la vida.”

Mi amigo y ex gerente de fondos de cobertura, Ron Gross y su equipo, lo hacen en Motley Fool’s Million Dollar Portfolio. Seleccionan un gran grupo de empresas de todos nuestros servicios Motley Fool y planifican mantenerlos en el largo plazo, evitando el tipo de errores comunes a la mayoría de los inversores. Y eso se nota: el servicio de Ron le ha ganado al mercado en los últimos cinco años.

3. Es común comprar y vender repetidamente

Lo que solía costar un montón de dinero para negociar acciones, cientos de dólares por operación, ahora es muy barato. Y, francamente, creo que esto le hace un flaco favor a los inversores. Los altos costos de transacción anteriores, llevaban a que la gente piense bien antes de comerciar. Costos de transacción baratos hacen que sea fácil para operar repetidamente.

Terrance Odéon y Brad Barbero de U.C. Berkeley estudiaron decenas de miles de inversores y escribieron uno de los estudios de inversión más importantes de la historia. “Trading is Hazardous to Your Wealth” (“ El comercio es peligroso para su riqueza”). Los inversores que negocian acciones que bajan del S & P 500, por más de seis puntos porcentuales por año, enfrentan la horma de su zapatos. Esa es una cantidad asombrosa. Con el tiempo, es la diferencia entre un buen retiro y sin retiro.

Inversores sin experiencia tienden a sobrestimar su habilidad, convenciéndose a sí mismos que pueden hacer una fortuna comerciando activamente cuando, de hecho, tienen pocas posibilidades. “El exceso de confianza puede explicar los altos niveles de comercio y el bajo rendimiento que resulta de los inversores individuales”, escribieron Odéon y Barber.

La mejor manera de saber si usted opera o comercializa demasiado, es mantener un registro detallado de su actividad de inversión. Analizar no sólo cómo les fue a sus inversiones, sino también que paso con las acciones que vendió. Descubrirá, a menudo, que manteniendo la compra original, sus resultados hubieran sido mejores de acuerdo a la planificación original.

Para convertirse en  grandes inversores,…hay que hacer menos errores.

 

Morgan Housel

Motley Fool One Senior Analyst

The Motley Fool