Premio Nobel de Economía: Eugene F. Fama, Robert J. Shiller y Lars Peter Hansen

Cinco años después de la caída del banco Lehman Brothers, que marco el inicio de la crisis financiera internacional, la Real Academia Sueca de Ciencias, definió entregar el Nobel de Economía del año en curso, a tres profesores estadounidenses cuyas investigaciones se han centrado en pronosticar los precios de los activos financieros en el largo plazo.

Los galardonados Fama y Hansen, son graduados de la Universidad de Chicago y Shiller  de la Universidad de Yale.

“No hay manera de predecir el precio de las acciones y bonos  en los próximos días o semanas. Pero es muy posible prever el curso amplio de estos precios durante periodos más largos, como los próximos tres a cinco años. Estos hallazgos  fueron hechos y analizados  por los laureados este año”, expreso la Academia Real Sueca de Ciencias, al otorgar el premio, consistente en 8 millones de coronas suecas (aproximadamente 1,25 millones de dólares).

El secretario permanente de la Academia, Staffan Normark, dijo que el Nobel de este año “premia los descubrimientos empíricos sobre los movimientos de precios de bonos y acciones”.

“Esta crisis financiera que hemos estado atravesando en los últimos cinco años parece revelar el fracaso para comprender los movimientos de los precios”, dijo Shiller al enterarse de que había ganado el Nobel.

El Director del Centro de Investigaciones en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), Guido Sandleris, destaco que los estudios de Schiller buscan entender el facto psicológico del comportamiento de los agentes y su incidencia en los mercados. Mas allá de sus contribuciones al asset pricing(es decir, la valoración de los activos financieros), Shiller sugirió en 2005 que el mercado inmobiliario estadounidense podría estar sobrecalentado. Fue el creador del índice Case-Schiller, que refleja el valor de las propiedades en los Estados Unidos. Es oriundo de Detroit y tiene 67 años.

En tanto, Fama, nació en 1939 es graduado y profesor  de la Universidad de Chicago, sostiene que los mercados financieros funcionan cuando todos los que participan en ellos tienen la misma información y que, en el largo plazo, ningún inversor puede tener  mas éxito que el conjunto del mercado. Sus estudios analizan la evolución de las inversiones de capital y la financiación de las empresas. Junto con Kenneth French, diseño el modelo Fama-French, de tres factores, que ayuda a los inversores a evaluar de forma mas ajustada los precios de los activos. La Academia Sueca destaco  que el trabajo de Fama contribuyo al surgimiento de los fondos basados en índices en los mercados bursátiles.

Si bien, en su opinión, los galardonados era “candidatos cantados” al Nobel, Sandleris, destaco como algo fuera de lo común que Fama y Schiller, que tienen acercamientos muy distintos a la valoración delos activos financieros y nunca escribieron un trabajo de manera conjunta, hayan recibido el premio de manera simultanea.

Finalmente, la contribución de Hansen, a quien Sandleris definió como el más técnico de los tres, ya que al asset pricing llego desde una base econométrica-. Sus trabajos están relacionados con el consumo, la inversión de capital y la evolución de los valores de capital. Junto con el también Nobel de Economía, Thomas Sargent escribió el libro Robustness, que trata sobre la toma de decisiones  en situaciones poco claras. Hansen nació en 1952 y se doctoro en la Universidad de Minnesota. Al igual que Fama, en la actualidad trabaja en la Universidad de Chicago. (Agencias Reuters y DPA).

Vale repetir a continuación la opinión de Enrique Kawamura, Director de la Maestría en Economía de la Universidad de San Andrés, de Buenos Aires:

La crisis financiera que atravesó Estados Unidos, especialmente en 2008mcon la caída de Lehman Brothers, entre otros gigante de Wall Street, propugno toda clase de criticas “a los académicos dedicados al estudio de los mercados financieros”. Una de las mas conocidas provino de estadístico Nassim Taleb, autor del famoso libro “El cisne negro”, que criticaba contundentemente las predicciones de lo que el llamaba” los modelos de valuación de activos” que generaban los académicos  y que se utilizaban para valuar los llamados derivados provenientes de las “hipotecas subprime”, cuyo problema de repago implico, justamente, la crisis ya mencionada.

Indirectamente, tal vez, el Nobel de Economía del 2013, que premia a los economistas nombrados, podría ser visto como una respuesta parcial a esa critica.  Los trabajos de esos autores, representantes de la propia academia de Estados Unidos que, según las criticas de Taleb y otros, engañan supuestamente a los inversores con sus modelos “ideales”, son la prueba de la existencia  de un grupo importante de otros académicos que muestran efectivamente como las predicciones de varios modelos considerados estandart en la valuación de activos, tienden a ser rechazados  por los datos de precios y retornos observados en los propios mercados.

La Nación – Octubre 2013