A Pesar de todo, estos podrían ser buenos tiempos para invertir en Turquía

Uno de los mayores perdedores de la situación económica emergente,  ha sido Turquía.
El país ya estaba luchando con un déficit comercial. Y ahora, gracias a la Fed, los dólares están fluyendo fuera del país.
Con el curso de una  crisis política, es fácil ver por qué el mercado de valores de Turquía se ha hundido.
La lira ha perdido alrededor del 20% de su valor frente al dólar de EE.UU. en cuestión de meses. El mercado accionario ha ido aún peor. En términos de libras esterlinas, se redujo en un tercio desde el inicio de diciembre.

Estas condiciones son perfectas, para un inversor valiente, para ir a cazar gangas…

¿Por qué Turquía esta mejor de lo que parece?
Aparte de Argentina, es difícil encontrar un país que haya sido más afectado por la “crisis” de los mercados emergentes que Turquía. Pero lo crea o no, creo que ahora podría ser un buen momento para comprar si usted está dispuesto a asumir parte del riesgo.

Un gran motivo que fomenta  el pánico es la agitación política. Alrededor de 60 importantes figuras políticas están bajo investigación por corrupción. Por lo tanto, como era de suponer, el Primer Ministro Erdogan ha despedido a fiscales, lo que desató otro enfrentamiento entre la justicia y el gobierno.

Esto viene a sumarse a una represión gubernamental contra las protestas del pasado verano, lo que ha llevado a la crítica a definir que Erdogan esta dejando de lado la democracia.

La realidad es que son  problemas graves, que  no deben ser ignorados. Pero vale la pena ponerlos en contexto. Turquía sigue siendo uno de los países más estables y relativamente abiertos de la región. Es también miembro de la OTAN.

Incluso si la actual turbulencia hace que caiga el gobierno de Erdogan, es probable que la transición sea pacífica. De hecho, la crisis podría beneficiar a Turquía si elimina a  las dos facciones islamistas, permitiendo que partidos más moderados a tomen el poder.
Su  política exterior parece menos sombría. Turquía esta trabajando en reparar las relaciones con Israel. La crisis de Siria también está reforzando su posición como una alternativa más moderada para  Arabia Saudita y otros estados del Golfo.

Incluso está avanzando en las negociaciones con la Unión Europea, aunque,  el probable  acuerdo comercial no alcance el status de miembro pleno.

Así, mientras que la situación política es tensa, no lo esta tanto como podría parecer a primera vista.

Existen  acuerdos sobre  petróleo que podrían recortar el déficit de Turquía

Turquía también, finalmente, podría solucionar  sus problemas de suministro de energía. La razón principal detrás de déficit comercial es que tiene que importar la mayor parte de su energía. Las estimaciones son que  el uso de electricidad aumentará un 7,5% anual hasta 2020. El consumo de gas natural se va a incrementar en un 3% anual en el mismo período. Así que esa es una receta para un déficit cada vez mayor.

El gobierno ha enfrentado  el problema de dos maneras principales. En primer lugar, se ha abierto el sector de la energía a la participación privada y extranjera. Esto debería permitir más dinero para ser invertido en refinerías. Refinerías modernas  deben reducir los costos y precios de la industria y los consumidores.

La segunda consiste en encontrar nuevas fuentes para el suministro de energía. Un gran proyecto potencial, es un oleoducto desde  el norte de Irak (Kurdistán). Aunque todavía se importará el petróleo, el costo, a través de  este gasoducto, será más barato que los actuales proveedores de Turquía.

Hasta ahora, los avances en el oleoducto han sido lentos debido a las malas relaciones de Turquía con la población kurda, así como la renuencia de Bagdad. El gobierno iraquí no quiere hacer nada que pueda llevar a la zona norte del país mayores turbulencias.

La buena noticia es que Turquía, en principio, alcanzo  recientemente un acuerdo con el Kurdistán. Mientras sigue  negociando con el gobierno iraquí, que parece que va a acceder a la solicitud. Esto por sí solo daría un gran impulso a la economía turca, y favorecería el  camino para resolver el problema del déficit.

Los costos de energía podrían caer aún más si las perspectivas del  gas de esquisto se transforman en realidad. En septiembre se inició la perforación en la cuenca Dadas. Se cree que esta zona contiene seis mil millones de metros cúbicos y podría satisfacer las demandas de Turquía para al menos cuatro décadas.
Otras grandes empresas, como Shell, están explorando petróleo en una parte diferente del país.

La principal razón para comprar: este mercado esta barato

La  mejor razón para invertir en Turquía es muy simple, es barato, especialmente su sector bancario. Como Samuel Vecht de Blackrock Emerging Europe señala, los seis bancos más grandes de Turquía valen lo mismo que sus equivalentes en Qatar. Eso a pesar del hecho de que la producción económica de Turquía es seis veces más grande y tiene una población de más de 74 millones, frente a Qatar que solo tiene dos millones.

Aunque se espera que la actual turbulencia  repercuta en  el crecimiento, Capital Economics todavía piensa PIB crecerá un 2,5% este año, llegando a 4,5% en 2015. Sin embargo, el mercado de valores cotiza a menos de siete veces de ingresos  del 2015 y en sólo una prima del 8% del valor contable (activos netos de las sociedades).

En contraste, el índice MSCI World cotiza a más del doble de su valor en libros y a 13 veces los ingresos de 2015.

Si usted está tentado a invertir en Turquía, hay dos maneras de hacerlo. La más directa es a través de un fondo de seguimiento, tales como iShares MSCI Turkey (LSE: ITKY).

Una opción más diversificada es un fondo de gestión activa-como el Blackrock Emerging Europe (LSE: BEEP) sociedad  de inversión. Mientras que invierte a través de Asia y Europa del Este, tiene una gran parte de su cartera en acciones turcas. A pesar que ha bajado su índice de referencia sobre los periodos de uno, tres y cinco años, aún cotiza con un descuento del 7% de su valor neto de activos.
Matthew Partridge
Senior Writer, MoneyWeek