El creciente costo de no ir a la universidad ( 1ra. Parte)

 

Un mes atrás publicamos datos del Informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes – Program for International Student Assessment) , sobre datos obtenidos durante 2012. Los resultados fueron desalentadores respecto a Latinoamérica. No hubo mejoras ostensibles respecto al anterior Informe anterior. En cada una de las tres categorías ( matematicas,lectura y ciencia) los países de nuestra parte del mundo ocuparon los últimos lugares. El  artículo reproducido  del  Dr. Alieto Guadagni se refiere básicamente a Argentina (aplicable a Latinoamérica) respecto a la educación secundaria que de un modo u otro repercute en la educación universitaria (http://codigoinversor.com/2014/01/una-universidad-para-el-siglo-xxi/). En razón de la baja graduación universitaria argentina y en Latinoamérica, nos pareció oportuno publicar la investigación del Pew Research Center complementado con datos de la Oficina del Censo de EE.UU., en el cual ratifica detalladamente la necesidad de la graduación universitaria.

Para aquellos que cuestionan el valor de la universidad en esta era de creciente necesidad de estudiantes y con alto desempleo, las actitudes y experiencias de los jóvenes adultos actuales,  miembros de la denominada Generación del Milenio, ofrecen respuestas convincentes.

En prácticamente todas las medidas de bienestar económico y logros de la carrera elegida – desde los ingresos personales hasta la satisfacción laboral, incluyendo mayor participación de los graduados en empleos de tiempo completo, estos jóvenes universitarios están superando a sus pares con menos educación. Y cuando los adultos jóvenes de hoy se comparan con las generaciones anteriores, la disparidad de los ingresos económicos entre los graduados universitarios y los que tienen un diploma de escuela secundaria o menos educación formal, nunca ha sido mayor en la era moderna .

Estas evaluaciones se basan en los resultados de una nueva encuesta representativa a nivel nacional del Pew Research Center sobre 2.002 adultos, complementados con un análisis de la misma organización sobre los datos económicos de la Oficina del Censo de EE.UU. .

El análisis económico encuentra que los graduados universitarios de la Generacion del Milenio, en el rango de edades que oscilan entre 25 a 32 años 1, que trabajan a tiempo completo ganan más al año – aproximadamente $ 17,500 más – que los adultos jóvenes empleados que ostentan sólo un diploma de escuela secundaria. La diferencia salarial era significativamente menor en la generación anterior.2  Los graduados universitarios de la Generación del Milenio también tienen más probabilidades de ser empleados a tiempo completo que sus contrapartes con menor nivel educativo ( 89 % vs 82 %) y significativamente menos probabilidades de estar desempleados ( 3,8 % vs 12,2 % ) .

 

En general, la actitud de los graduados del milenio hacia su trabajo es más positiva y con expectativas de mayor futuro y desarrollo.   En contraste, con aquellos trabajadores con títulos secundarios (o menor) en donde sus expectativas no son tan positivas en cuanto a su desarrollo futuro.

La encuesta también revela que los graduados universitarios son significativamente más propensos que los que no tienen ninguna experiencia en la universidad para decir que su formación ha sido “muy útil” en su preparación para el trabajo y (46% vs 31%). Y estos adultos jóvenes mejor educados son más propensos a decir que tienen la educación y la formación necesaria para avanzar en su desarrollo profesional (63% vs 41%).

Pero, ¿estos beneficios son mayores que la carga financiera impuesta por cuatro o más años de estudios universitarios? Entre los graduados del Milenio, con edades entre  edades 25 a 32, la respuesta es claramente sí. ​​Alrededor de nueve de cada diez con al menos un título de licenciatura de la universidad dicen que ya ha dado sus frutos (72%) o dará sus frutos en el futuro (17%). Incluso entre los dos tercios de esos mismos graduados  con estudios universitarios que obtuvieron prestamos para pagar sus estudios, alrededor de nueve de cada diez (86%) dicen que ha sido valido el esfuerzo o que va a ser en el futuro.

Por supuesto, los beneficios económicos de un título universitario no se limitan a un periodo determinado de tiempo. En general, la encuesta y el análisis económico muestran constantemente que los graduados universitarios, independientemente de la generación, están haciendo mejor performance que los que tienen menos educación.3

 

Pero el estudio de Investigación Pew también encontró datos que confirman las tendencias sobre la necesidad de la educación universitaria. Disparidades más grandes y llamativas entre los graduados universitarios y los que tienen menor nivel de educación, comparando la generación anterior a la actual considerada del Milenio.

Por ejemplo, en 1979, cuando la primera ola de baby boomers tenía la misma edad que los Milenios  de hoy, el típico graduado de escuela secundaria ganaba  alrededor de tres cuartas partes ( 77 %) de lo que ganaba un graduado universitario . Actualmente , los nacidos en el periodo que nos ocupa, con sólo un diploma de escuela secundaria ganan el 62 % de lo que gana un graduado universitario típico .

Sin duda, la gran recesión y la posterior recuperación lenta golpean fuertemente a la generación del Milenio en particular.4  Nadie se salvo, ni los graduados de la universidad , ni aquellos con menos educación .

Pero, actualmente,  los graduados de secundaria están peor , tanto en comparación con sus pares con educación universitaria y también si se los compara con graduados de secundarios de otra generación.

Por ejemplo, entre las edades de 25 a 32, el 22 % de  jóvenes con sólo un diploma de escuela secundaria están viviendo en la pobreza, comparado con el 6 % de los adultos jóvenes con estudios universitarios. En contraste, sólo el 7 % de los Baby Boomers que sólo tenían un diploma de escuela secundaria estaban en la pobreza en 1979 , cuando estaban entre los  20 y 30 años de edad.

Para examinar el valor de la educación en el mercado laboral actual , el Centro de Investigación Pew utilizo dos fuentes de datos complementarios. La primera es una encuesta representativa a nivel nacional llevada a cabo entre el 7 y el  27 de Octubre de 2013 , a 2.002 adultos, incluyendo 630 del Milenio con edades entre 25-32 , edad en que la mayoría de estos jóvenes habrían  terminado su educación formal y comenzaron su vida laboral. Esta encuesta capturó a los puntos de vista de los adultos de hoy hacia su educación , su trabajo y sus experiencias en la fuerza laboral.

Para medir cómo los resultados económicos fueron comparados los  mayores del milenio  con los de otras generaciones en  una edad semejante.  El análisis demográfico de Pew Research fue obtenido de los datos recogidos en la Encuesta de Población Actual del gobierno. El EPA es una encuesta de una gran muestra que se ha llevado a cabo mensualmente por la Oficina del Censo de EE.UU. durante las últimas seis décadas.

En concreto, los analistas de Pew examinaron los datos de EPA recogidas el año pasado entre los 25  a 32 años de edad y luego se examinaron los datos de los 25  a 32 años de edad en cuatro momentos anteriores: 1ro. : En 1965 (edades 68 a 85 en el momento de la encuesta Pew de Investigación y  el EPA ), 2do.: la primera o la “temprana” ola de baby boomers en 1979 (edades 59 a 67 en 2013), 3ro.: la ola más joven o “tardía” de los Baby Boomers en 1986 (edades 49 a 58 en el 2013) y 4to.: la generación X en 1995 (edades 33 a 48 en 2013).

Aclaraciones:

  1. La generación del Milenio incluye los nacidos después de 1980 (que incluiría los adultos de 18 a 32 en 2013). A menos que se indique lo contrario en el texto, las referencias en este informe sobre los resultados económicos de los Milenials están basados ​​únicamente en aquellos jóvenes entre 25 y 32 años, un período en el que la mayoría de los adultos jóvenes han completado su educación formal y han entrado en la fuerza de trabajo.
  2. A lo largo de este informe, las referencias a aquellos que son “bachilleres” o que tienen un diploma se refieren a aquellos que han obtenido un diploma de escuela secundaria o su equivalente, como un Desarrollo Educativo General (GED). ↩
  3. Para un examen detallado de los resultados económicos de la educación, véase el blog del Centro de Investigación Pew “La creciente influencia económica de la educación universitaria”, de Richard Fry. ↩
  4. Para ver en detalle el impacto de la Gran Recesión en varios grupos demográficos, véase el informe del Pew Research Center ↩ “¿Cómo la Gran Recesión ha cambiado la vida en América”

 

http://www.pewsocialtrends.org/2014/02/11/the-rising-cost-of-not-going-to-college/

De la redacción: Próximamente 2da. Parte

 

The shortlist – HBR – 14.02.14