La Copa del Mundo Financiera

 La Argentina está viviendo un periodo económico agitado respecto al 7 % de su deuda externa aun no consolidada y reclamada por un grupo de acreedores llamados, despectivamente,  Fondos Buitres. Las opiniones respecto al tema son innumerables. Desde la prensa local, hasta el Finalcial Times pasando por el New York Times, entre  varias publicaciones. El interés en la publicación de la siguiente nota, radica en la originalidad del autor, Robert Kuttner, que nos brinda una muestra más de la cantidad de interpretaciones existentes sobre el tema. De todos modos, sera la realidad la que definitivamente nos mostrara hacia donde va el fiel de la balanza.

 

 Si hubiera justicia poética en el mundo, la Argentina habría golpeado a Alemania en los últimos tres minutos de juego en lugar de a la inversa. Alemania representa todo lo que está mal con el sistema financiero mundial. Argentina es el caso de la épica de los países cuyas economías están atornillados por las políticas defendidas por Alemania – y por desgracia de los Estados Unidos también.

 

Me explico.

 

Cuando los abusos financieros estrellaron el sistema económico mundial en el período 2007-2008, hubo dos necesidades urgentes. Uno de ellos fue una reforma drástica para evitar el colapso de causar más estragos en las economías más afectadas del mundo. El otro era para limpiar el sistema bancario a fin de que estos abusos no sigan ocurriendo.

 

Los Estados Unidos operaron reformas muy parciales. Por lo menos teníamos una Reserva Federal que entiende la necesidad de estimular la economía con tasas de interés muy bajas. Y hasta que los republicanos tomaron el control del Congreso en 2010, teníamos un presidente que consideraba  la necesidad de algún tipo de inversión pública como estímulo fiscal. El estímulo fue demasiado pequeño, el gobierno abrazó la austeridad presupuestaria demasiado temprano en el ciclo, privilegiando una recuperación lenta.

 

Pero en comparación con Alemania, los EE.UU. han actuado brillantemente. El gobierno alemán, como órgano de aplicación de la Euroausteridad, ha exigido apretar el cinturón a las más afectadas economías de Europa – Grecia, Portugal, España, Irlanda – empujándolas más profundamente a la depresión y la innecesaria prolongación de sus respectivas crisis.

 

Estas economías son pequeñas en comparación con la UE en su conjunto. Alemania debía haber elegido un camino diferente: la UE y su banco central deberían haber intercambiado fácilmente bonos de gobiernos nacionales, bajo el ataque de los especuladores, por Euro Bonds. Pero la canciller Ángela Merkel enfoco todo el desafío de la política no como un tecnicismo de macroeconomía, sino como una obra de moralidad. Pecadores fiscales tenían que ser castigados, con el sacrificio humano apropiado.

 

Como consecuencia de las prolongadas políticas de austeridad impuestas por Alemania, cuando, Europa solo necesitaba oxígeno, el continente sigue sumido en una profunda recesión. Todos,…menos Alemania.

¿Cómo puede Alemania, como centro de Europa, escapar al destino que la señora Merkel les ha impuesto a sus vecinos? Para empezar, Alemania es una potencia exportadora. Y el euro, está sobrevaluado en el caso de Grecia o Portugal, y está infravalorado para Alemania.

 

De este modo, la canciller Merkel, se transforma en la María Tifoidea de Europa.  

 

El resto del continente se enferma, contaminado por la mala política dirigida desde  Berlín, mientras que Alemania, que origina el virus, prospera.

 

De este modo surge como “modus operandi”,… schadenfreude – alegría por la desgracia ajena.

 

Volvamos a la Argentina. En efecto, la Argentina es la Grecia de América del Sur. En el hemisferio occidental, el ejecutor del castigo no es Alemania, sino los Estados Unidos – específicamente la Corte Suprema de dicho país.

 

Argentina experimentó una crisis de la deuda a principios de la última década, y negoció un acuerdo con la mayor parte de sus tenedores de bonos extranjeros de aceptar el pago de alrededor de 70 centavos por dólar. Este tipo de descuento es una práctica habitual en una quiebra.

 

Sin embargo, mientras que las empresas pueden utilizar la ley de bancarrota para renegociar sus deudas, no hay una ley de quiebra para los países. Es por eso que Alemania fue capaz de mantener a Grecia en una especie de prisión para los deudores.

 

Cuando Argentina negoció su disminución deuda con la mayoría de sus acreedores, unos fondos de cobertura (conocidos en el comercio como “fondos buitres”) compraron la restante deuda argentina con grandes descuentos para después “protestarlas” ante los tribunales de Estados Unidos para recuperar 100 centavos por dólar. No sólo eso, sino que dichos fondos le piden al Tribunal que cualquier otro acreedor que acepto menos del pago completo, se considere como desacato al tribunal.

 

El caso progreso a través del proceso de apelación, y el mes pasado la Corte Suprema se negó a escuchar una apelación del caso de primera instancia, en el cual se desenvuelven los fondos buitres. Específicamente dos fondos de cobertura, Elliott Management y Aurelius Capital Management, que poseen sólo alrededor de 1350 millones de una deuda de más de $ 80 mil millones, ahora son capaces de obligar a un default  de la deuda de toda la nación, posiblemente a fin de este mes.

 

No está claro lo que sucederá si los argentinos tratan de desafiar a los mercados financieros globales y los tribunales de Estados Unidos. Lo que está claro, sin embargo, es que el sistema jurídico y político se basa a favor de los especuladores globales y que los gobiernos de Washington y Berlín juegan a su favor.

 

El fútbol es sólo un juego. El Mundial es ahora sólo un recuerdo, hasta el próximo. El sufrimiento económico de decenas de millones de personas es persistente y real.

 

Robert Kuttner

Co-fundador y co-editor, ‘The American Prospect’ y profesor en la Brandeis’ university’s Heller School.

http://www.huffingtonpost.com/robert-kuttner/the-world-financial-cup_b_5582985.html

www.codigoinversor.com