Repsol financia la investigación de generadores eólicos futuristas

repsol-codigo-inverorA través de su fondo de emprendedores, la petrolera española apadrina una start-up que desarrolla modernos molinos de viento.

El proyecto lleva el nombre de Vortex y aspira perfeccionar varios de los pendientes de la energía eólica. Sin embargo, antes de llevarlo a cabo, sus creadores tuvieron que averiguar cómo conseguir plata para desarrollarlo. Finalmente, lograron hacerlo a través del Fondo de Emprendedores Repsol.

Se espera que la invención logre reducir los costes de fabricación y mantenimiento, operar con un mayor rango de velocidades de viento, eliminar ruidos y bajar el centro de gravedad. La particularidad es que este molino no tiene aspas. Entonces, ¿cómo funciona?

David Suriol, uno de los líderes del proyecto, lo define como un aerogenerador “por vorticidad”. El elemento captador fabricado en fibra de vidrio o carbono tiene forma de cilindro semirrígido y está anclado al terreno.

“Nosotros hemos desarrollado un aerogenerador que elimina muchas de las partes móviles y mecánicas del molino de aspas que todos conocemos, permitiendo reducir notablemente los costes de fabricación y explotación y, por tanto, desarrollando una energía más económica y sostenible”, defendió.