Federico Tessore: “El mundo de la riqueza personal cambió para siempre”

federico-tessore-codigo-inversor

El director de Inversor Global explicó recientemente el cambio que se ha dado en el mundo de los negocios hoy en día y cómo puede usted también hacer parte de esta tendencia.

La revolución de los negocios fue una de las charlas que dictó Federico Tessore, director de Inversor Global, en la Conferencia de Inversiones de Colonia, Uruguay, el pasado mes de septiembre.

En la misma, Tessore hizo mención de la adquisición que hizo Microsoft de la empresa Mojang, por un valor de 2.500 millones de dólares. Esta firma es la creadora del popular juego de video Minecraft, que consiste en utilizar bloques que permiten construir cualquier tipo de estructuras. A través de este juego, chicos y grandes han podido explotar sus dotes de arquitectos y diseñadores, y han creado planos de ciudades enteras, cohetes espaciales, castillos y mucho más.

Debido al interés que esta empresa representó para Microsoft, Mojang es un excelente ejemplo del tipo de negocios multimillonarios que se están generando en la actualidad y que en muy poco tiempo están logrando ganancias extraordinarias.

Esto es lo que Tessore define como “la revolución de los negocios”. Es decir, pequeñas empresas con un número reducido de personas que logran desarrollar un producto o servicio de la nada, y que pueden hacer una gran cantidad de capital.

Tessore además señaló que “la riqueza está pasando por otro lado y si no tomamos nota de este cambio nos vamos a perder una oportunidad única”.

Otro de los puntos que resaltó el gerente general de Inversor Global fue la diferencia de valor entre varias empresas argentinas, en contraste con el precio que pagó Microsoft por adquirir a la firma tecnológica de video juegos.

– Banco Macro: 2.700 millones de dólares

– Grupo Clarín: 1.200 millones de dólares

– IRSA: 800 millones de dólares

– Molinos Río de la Plata: 700 millones de dólares

Mientras que todas estas compañías han hecho crecer su patrimonio durante décadas y generaciones, Mojang solo necesitó alrededor de cinco años para lograr una expansión, en la mayoría de los casos, mucho mayor que el de las compañías argentinas.

Al final, Federico Tessore quiso enfatizar en que una persona no tiene que ser programador de computadoras para crear un negocio de 2.500 millones de dólares, sino que cualquiera de las habilidades que cada persona tenga, combinada con empeño, perseverancia y ganas de hacer las cosas, puede iniciar un emprendimiento de la nada.

Éste es, precisamente, el cambio que destaca el director de Inversor Global y que diferencia la época actual de emprendimiento, en comparación con décadas anteriores.