Argentina se entierra en un mundo complicado

Jim-y-Fede-Monitor-bursatil-08_07_15-259x300

Mientras en la Argentina el oficialismo apunta a conservar el poder con un kirchnerista puro, el mundo está cada vez peor. El país profundiza los problemas mientras el planeta se acerca a un colapso monetario.

 

Jim Rickards es un sujeto particular. Trabajó durante 35 años en Wall Street y fue el abogado de un fondo de cobertura llamado Long Term Capital Management que en el año 1998 quebró y casi destruye el sistema financiero estadounidense.

Este fondo, formado por tres premios Nobel de economía, tuvo que ser rescatado por la Reserva Federal de Estados Unidos. Rickards fue el encargado de negociar este rescate con el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, y su equipo.

Pero además, Rickards fue asesor de la CIA, el servicio de Inteligencia de esa nación, en lo que él llama las nuevas Guerras Monetarias, con el potencial para ser aún peor que las guerras tradicionales. Su libro “Las guerras monetarias y el fin del dinero” estuvo entre los más vendidos de Estados Unidos por varios meses en el año 2012.

El pasado jueves en Baltimore, Estados Unidos, compartí un día con Jim Rickards hablando sobre las amenazas que hoy tiene el sistema monetario internacional. Según este experto, no solo el dólar, sino también todo el sistema monetario internacional está por colapsar.

Esto que parece tan extraño (que colapse el sistema monetario internacional), la forma en que se hacen los pagos entre los países y las grandes empresas, en realidad no es tan raro como parece. Durante los últimos 100 años el sistema monetario colapsó tres veces.  La primera fue en 1914 durante la Primera Guerra Mundial. Luego en 1939, con la vuelta al patrón oro y finalmente en 1971, cuando el presidente Nixon abandonó la convertibilidad entre el dólar y el oro.

Según Rickards, el sistema pasa por esta catástrofe cada 30 ó 40 años. Ya pasaron más de 40 años desde el último caso… por lo tanto, estamos cerca del próximo gran colapso.

En el encuentro que tuvimos en Baltimore, junto a otros inversores de Estados Unidos y el resto del mundo, por un lado conocimos su visión sobre cómo puede darse. Y por otro lado, nos dedicamos a explorar formas para que un inversor se pueda proteger ante esta amenaza.

Al final de la charla nos quedamos hablando con Rickards, que terminó siendo un fanático de la economía argentina y que estuvo en el año 2004 en Buenos Aires mientras su hijo estudiaba en la Universidad Di Tella, sobre la posibilidad de traducir sus estudios y análisis al idioma español pronto.

Aquí puede ver la foto del encuentro, en el cual cerramos este acuerdo, informal aún, para que desde Inversor Global podamos hacer llegar al mundo de habla hispana su particular visión del sistema monetario internacional y cómo protegerse.

Sí, me imagino lo que estará pensando sobre Rickards y su visión. Es probable que no le importe mucho lo que termine pasando con el sistema monetario internacional. Que le parezca irrelevante si el dólar va a seguir siendo la moneda de referencia internacional o no.

Pero cuidado que este tema puede no estar tan lejano a su vida diaria como parece. Déjeme citar una frase que dijo el filosofo y revolucionario ruso León Trotsky, “Puedes no estar interesado en la guerra, pero la guerra estará interesado en ti”.

Puede no interesarle qué pasará con las monedas en el mundo. Pero los efectos de un colapso o un cambio brusco en este sistema lo pueden dejar sin trabajo, sin ahorros, sin casa. Si no le interesa el colapso, el colapso puede interesarse por usted…

Pero más allá de si la profecía de Rickards se cumplirá o no, lo que sí está claro es que el mundo está en problemas. Los déficits y la deuda del mundo desarrollado son enormes, la desigualdad es cada vez mayor y la solución a este problema creciente no está clara.

¿Sabía que en Estados Unidos más de 60 millones de personas tienen ingresos equivalentes a diez dólares por hora? Esto da un ingreso anual de alrededor de 20.000 dólares. Mucho menos que el PBI per cápita de un país desarrollado que suele estar en alrededor de 60.000 dólares anuales.

En Estados Unidos, un país de los llamados “ricos”, si bien un porcentaje de la población vive muy bien, otro sector creciente vive cada vez peor. Algo no está funcionando en la economía mundial que solo sobrevive gracias a que sus Bancos Centrales emiten moneda sin pausa.

Todo indica que más temprano que tarde la economía global volará por el aire. Algo nuevo, que aún nadie sabe cómo será, vendrá. Y la transición no será fácil. Habrá que tener ahorros disponibles para sobrevivir el cambio. Un nuevo contexto global se viene, hay que estar preparados. Lo que nos lleva a preguntar:

¿Cómo se está preparando la Argentina ante esta amenaza global…?

 

Bueno, por supuesto que la Argentina se está preparando… ¡cómo no!

Por un lado conocimos esta semana que el funcionario ultrakirchnerista Carlos Zannini será el vicepresidente de Scioli. El funcionario que impulsó todas las peores medidas del kirchnerismo, entre ellas el ataque a la prensa y a la justicia, es “premiado” con ser la sombra del candidato a presidente por el oficialismo, Daniel Scioli.

Con esta novedad, le pregunto, ¿Está claro lo que se viene en la Argentina si Scioli es el próximo presidente de nuestro país como muchas encuestas hoy lo indican? Si tiene dudas mire lo que pasa en Venezuela y Cuba…

Y por otro lado, conocimos innovadoras políticas económicas del Ministro de Economía, Axel Kiciloff. Cada vez más policía y cada vez más perros persiguiendo a los que operan en el mercado negro del dólar…

Mientras la moneda estadounidense se destroza en el mundo, mientras China, Rusia y Brasil operan en las sombras para destruir al dólar como la moneda mundial, en la Argentina de Cristina, Zannini, Kiciloff y Scioli tenemos que mandar perros, campeones del mundo en detectar dólares, a perseguir a aquéllos que persiguen esta “peligrosa” mercancía llamada dólar…

Estimado lector, el lunes lanzamos nuestra última investigación económica llamada “10 años de Depresión”. Si aún no la vio por favor no se la pierda haciendo clic aquí.

Si el lunes todavía me quedaba una mínima duda sobre si este escenario se podía dar o no, hoy sábado, seis días después, no me queda ninguna. Proyectar el peor escenario para la Argentina, el más probable hoy, es la única forma de proteger nuestro patrimonio y nuestro futuro.

Federico Tessore – Reportando desde Baltimore, Estados Unidos

Para Inversor Global Argentina 

www.igdigital.com