Si aún no ha invertido en Japón, todavía tiene tiempo

Japon Codigo 27.07.15                                        

Japón tiene un tradicional bajo rendimiento en los mercados de valores mundiales. Esa es una de las razones que me apasionan. Aunque la mayoría de los ojos han estado en China, o la Reserva Federal, o en el mercado alemán, Japón en silencio se ha ido afirmando.

El índice Nikkei 225 se encuentra actualmente en un máximo de 15 años, y el mercado ha transitado una de sus rachas de victorias más larga desde la década de 1980.

  No está siendo ignorada. El tono general de la cobertura de los medios de comunicación es menos escéptico de lo que era hace un par de años, más cerca del inicio de Abenomics. Un montón de los gestores de fondos hablan de su predisposición favorable hacia Japón.   

Pero es difícil notar que las personas estén entusiasmadas, y mucho menos histéricas al respecto. Sentimiento sabio, ya que no es un mercado burbujeante…

El Banco Central de Japón está preocupado, y empuja hacia arriba las acciones.

 Las ganancias recientes han sido en parte disminuidas por la renovada baja del yen japonés, como contrapartida de que el dólar comienza a recuperarse de su reciente debilidad. La perspectiva de más impresión de dinero – o al menos, sin un final inminente para el programa de flexibilización cuantitativa y cualitativa (QQE) – es sin duda una de las razones para invertir.

  Tanto Gran Bretaña como los EE.UU. han suspendido el QE (al menos por ahora). Están hablando de subidas de tipos de interés, incluso aunque no lo hagan. Europa acaba de comenzar con el QE, pero tiene una gran cantidad de socios políticos en juego, por lo que la libertad del banco central a actuar siempre va a ser cuestionable.

Japón no tiene ese problema. Podría decirse que el país tiene ahora el banco central más heterodoxo del mundo. El Banco de Japón ha decidido adoptar un enfoque ligeramente desquiciado de la política monetaria. Concluyo que es la única forma de convencer a la gente que habla en serio. Luchar contra la deflación es la única opción.

Ahora, no nos gusta comprar solamente sobre la base de un amplio plan de impresión de dinero,… pero no tiene sentido negarlo: con QE (o QQE, o quiera llamarlo) se empuja a los activos hacia arriba. Y no hay ninguna señal que el Banco de Japón elimine el QQE en un futuro cercano (la mayoría de los analistas no proyecta nada diferente hasta, por lo menos el 2018).

 De este modo, precios de los activos deberían seguir subiendo.

 

Otras tres razones para invertir en Japón

 

Pero lo más importante, es que el QQE no es la única razón para comprar, Japón está también promoviendo mejoras estructurales.

 

  Las empresas se ven obligadas a ser más amigables con los accionistas por las nuevas reglas que el gobierno implemente, a partir de hoy. Si esto funciona, Nicholas Smith, de CLSA le explica al Financial Times, “será mucho más significativo en el impulso para las empresas más débiles para elevar su participación en el sistema en vigencia.”.

La entrega de valor para el accionista podría significar mucho, desde mayores recompras de acciones, fusiones y adquisiciones, o recaudar dinero mediante la venta de activos. Tendremos una idea de la efectividad de estos cambios en los próximos meses, a medida que los resultados corporativos se vayan sucediendo.

 Hay signos de inflación y de aumento de la demanda de los consumidores.

El presidente de Kumehyo, distribuidor carteras de segunda mano más grande del país, considera que “el estado mental general de los compradores en Japón es cada vez más positivo”.

Al parecer, las mujeres japonesas que comercializan sus carteras, no están vendiendo para recaudar dinero para sus necesidades. Lo están haciendo “para recaudar dinero para una compra mucho mayor, que parece estar apoyado por la sensación de que sus salarios podrían aumentar en los próximos años”.

Por último, se está alentando a los fondos de pensiones para comprar más acciones. El Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno ya ha aumentado su asignación a las acciones drásticamente. Según informa el FT, se espera que otros tres fondos públicos de pensiones grandes sigan el mismo camino a fin de este año. Es un negocio muy grande. Como un analista señala, muchos de estos fondos “Nunca han invertido en renta variable… este tipo de salto es realmente un cambio en las reglas de juego”.

Además de todo lo mencionado, se está alentando a los inversores minoristas para comprar acciones a través de sus cuentas de ahorro individuales Nippon.

  Poco más de la mitad de los activos financieros propiedad de los hogares japoneses está en efectivo o en depósitos de ahorro. Solamente alrededor de 17% está destinado a inversiones “, en comparación con 51,2% en los EE.UU.”. Así que, como un portavoz Nomura dijo al Financial Times, “el potencial es enorme si la experiencia de Estados Unidos sirve de guía.”

Es de prever una mejora de la gestión empresarial, en un contexto económico más prometedor, y potencialmente con una enorme demanda agregada para la renta variable. Considerando un esquema de dinero de constante impresión y un mercado de valores que no está sobrevaluado, me lleva a reafirmar por qué seguimos pensando que Japón es muy atractivo.

John Stepek

 Editor, MoneyWeek