ORO: tres perspectivas diferentes – Primera parte

                                               Oo Rickard Codigo 11.08.15

Nuevo criterio: precios de dólares en oro (a diferencia de oro en dólares) para obtener una nueva perspectiva de evaluación de la realidad

El oro se cotiza alrededor de $ 1.100 por onza, baja de cinco años, más del 40% desde su máximo histórico en agosto de 2011, y más de 8% este año.

Según Bloomberg, los fondos de cobertura (hedge funds) de oro no llegan a cubrir las necesidades por primera vez desde que se llevan registros a partir de 2006. Parafraseando el genial Jim Grant, el oro, al parecer, nunca ha sido más odiado. Los inversores lo saben.

La pregunta es ¿por qué, y que lleva a un presagio de un colapso temporal en el precio del oro en dólares? La búsqueda de respuestas nos lleva a un viaje a través de los mecanismos internos de éste muy importante y menos comprendido mercado.

¿Cuál es su criterio?

La primera cuestión a considerar es lo que se llama el numeraire. Eso es un término francés utilizado en las matemáticas y en los mercados. Se refiere al criterio que utilizamos para medir otras cosas. Si el dólar es el numeraire, entonces el oro se mide en dólares. Pero si el oro es el numeraire, entonces es más exacto decir que el oro es constante (que es lo que es un numerario) y el dólar es mucho más fuerte.

En agosto de 2011, un dólar se cotizaba a 1 / 1900 la onza de oro. Hoy un dólar cotiza a 1/1100 la onza de oro. En consecuencia usted obtiene más oro por su dinero. Según como lo mire, depende de lo que usted crea, si el oro o el dólar es el mejor punto de referencia a largo plazo para su riqueza. Yo prefiero el oro, otros prefieren dólares de papel,…son opiniones.

El apoyo a este punto de vista “dólar fuerte” viene no sólo de oro, sino de todas las principales divisas y materias primas en el mundo. Observemos la lista de las cosas que están abajo con respecto al dólar durante el año pasado: azúcar, trigo, mineral de hierro, cobre, petróleo, gas natural, dólares canadienses, dólares australianos, el euro, el yen japonés, y así sucesivamente. La única razón por la que el yuan chino no se ha reducido también se debe a que los chinos han hecho una decisión estratégica de no doblegarse a los deseos de EE.UU, y mantener una paridad con el dólar como objetivo para la cotización de la canasta utilizada para calcular el valor del dinero mundial del FMI, llamada DEG (nota de la traducción: día 11.08.15 y siguiente, China devaluó su moneda en cerca del 4 %).

Esa decisión está llevando al crecimiento de China a caer por un precipicio, pero eso es otra historia. Lo importante es darnos cuenta que no es el oro el que esta débil, sino que estamos en la era del Dólar Rey.  Ahí está el tema.

El último periodo del Dólar Rey comenzó en 1981 con los esfuerzos combinados de Paul Volcker y Ronald Reagan para poner fin a la confusión monetaria de la década de 1970. Duró hasta que la economía de Estados Unidos golpeó la pared en 2007.

Es importante destacar que la edad de Dólar Rey prevaleció a través de las administraciones republicanas y demócratas, e incluyó las dos expansiones más largas en tiempos de paz en la historia de Estados Unidos, 1981-1989 (92 meses), y desde 1991 hasta 2001 (120 meses).

Los EE.UU. se podían permitir una estrategia Dólar Rey porque teníamos un crecimiento fuerte y continúo durante las décadas de los años 1980 y 1990. El resto del mundo se beneficiaba de sus monedas más débiles que le permitían promover sus propias exportaciones.

La historia actual, es diferente

La nueva era de Dólar Rey es diferente. Ahora estamos en un período de crecimiento débil, deuda global, y guerras de divisas. Cuando la Reserva Federal y el Tesoro de Estados Unidos, dieron luz verde al dólar fuerte después de 2012, cometieron un error histórico. Asumieron, basado en previsiones erróneas, que los EE.UU. estaban regresando a la tendencia del crecimiento y podía permitirse un dólar fuerte, como en épocas pasadas.

En cambio, el crecimiento de Estados Unidos no ha sido lo esperado. Ahora la economía estadounidense está coqueteando con la recesión, debido a una mezcla desafortunada de crecimiento débil y con una moneda fuerte. Mientras tanto, la Reserva Federal ha creado burbujas de activos (en acciones y bienes raíces) y caída de activos (en oro, petróleo y divisas) en el marco de sus políticas equivocadas.

Una consecuencia previsible de un dólar fuerte en una economía débil es la deflación. El colapso de los precios en dólares para una larga lista de divisas y materias primas es el resultado. La Red está tratando de compensar esta tendencia deflacionaria con tasas cero, pero no está funcionando. A lo sumo, las fuerzas de la deflación y la inflación son equivalentes. En el peor de los casos, la deflación comenzara a ganar este tira y afloja en los próximos meses.

Además, hay factores técnicos en juego cuando se trata de oro. Una vez que el precio del oro en dólares se hunde a un cierto nivel, los inversionistas apalancados con los hedge funds (por ejemplo), llegan a sus límites de stop loss autoimpuestas y tienen que vender.

Otros que compraron oro en el margen pueden verse obligados a abandonar sus posiciones por los corredores. Por último, algunas grandes ventas han estado viniendo de China en respuesta a su respectiva caída de la bolsa.

Los fondos de cobertura (hedge funds) al perder dinero en sus acciones, venden oro para recaudar dinero para cubrir las pérdidas. Cuando los fondos de cobertura están en peligro, no venden lo que quieren, venden lo que pueden, y oro es lo más práctico.

Todos estos factores, parar la pérdida, margen y apalancamiento, determinan el impulso al movimiento de precios del oro a la baja.

Las manos fuertes están felices de comprar

Estas tendencias son insostenibles. La Fed tendrá que suspender cuando analice de su tan mentada alza sobre la tasa, o de lo contrario causará un desplome global. Esperemos que la Fed no suba las tasas pronto, tal vez por años. La venta de oro de las manos débiles en China y en otros lugares seguirá su curso. Una vez que estás fuera, estás fuera. Las manos fuertes serán felices de comprar en estos niveles deprimidos.

No es inusual un retroceso del 50% en los mercados alcistas de los productos básicos. Con un largo camino que de $ 200 por onza llego a $ 5.000 por onza (o superior), es lógico esperar un retroceso del 50%. Si uno parte de $ 1.900 como un alta provisional, un retroceso de $ 950 a $ 1.050 por onza no sería sorprendente. Parece que estamos en ese punto.

Si la Fed mantiene su estrategia kamikaze de restringir dinero en medio de una guerra de divisas deflacionaria, entonces el oro y otras materias primas podrían ir un poco más bajo. Mi expectativa es que la Fed va a despertar a los daños causados y por supuesto revertir lo hecho; posiblemente incluso lanzar QE4 en 2016.

Como esto juega para los próximos meses, buscar mercados de materias primas y de divisas para escuchar el mensaje de que la Fed va a alcanzar la inflación “cueste lo que cueste”. Una vez que el mensaje se hunda, el oro volverá a brillar.

Jim Rickards

The Daily Reckoning <dailyreckoning@agora.co.uk>