Oro:Tres perspectivas diferentes – Segunda Parte

 

Oo Rickard Codigo 11.08.15

Ayer Jim Rickards argumentó que la debilidad del oro en los últimos años es un síntoma de fuerza renovada en el dólar.

Hoy voy a dejar de lado el comportamiento del precio del oro y mirar al metal desde un ángulo más filosófico. Quiero explorar la idea de por qué el oro tiene un valor en absoluto.

En concreto, voy a dar mis respuestas a dos preguntas:

1. ¿Por qué algunas personas dicen que el oro es el dinero?

2. ¿Por qué otros creen que el oro es inútil y, por tanto, debe ser ignorado?

Para ayudar a responder estas preguntas, vamos a utilizar una historia sobre los cigarrillos y los alemanes prisioneros de guerra en campos de concentración.

¿Por qué se utilizan los cigarrillos como dinero?

“La Organización Económica de un campamento de prisioneros de guerra” (“The Economic Organization of a POW Camp”) es uno de los trabajos clásicos de la literatura económica. Escrita en 1945 por R.A. Radford sólo tres meses después de su liberación de un campamento alemán, describe cómo los mercados de bienes y servicios crecieron dentro de los campamentos. Radford describe cómo “los cigarrillos pasaron de la condición de un bien normal a la de moneda”.

Radford explica por qué los prisioneros de guerra terminaron usando a los cigarrillos como una forma de dinero:

Aunque los cigarrillos como moneda exhiben ciertas peculiaridades, ellos representaron todas las funciones de una moneda metálica como unidad de cuenta, como medida de valor y como depósito de valor, y compartieron la mayoría de sus características. Ellos fueron homogéneos, razonablemente duraderos y de tamaño conveniente para montos pequeños, o en paquetes, para las transacciones más grandes.

Por razones similares el oro se ha utilizado como dinero durante la mayor parte de la historia registrada. Como un elemento químico, el oro es homogéneo. Una onza de oro es lo mismo cualquier lado.

El oro también posee un atributo que los cigarrillos no lo tienen. Su suministro está estrechamente controlado por la naturaleza. Su escasez era fundamental para el uso de cigarrillos en los campamentos de prisioneros de guerra. Fuera de ese entorno artificial, sin embargo, los agricultores de tabaco pueden aumentar considerablemente la oferta si tienen incentivos para hacerlo. De hecho, cuando se utilizó el tabaco como dinero en la América colonial creó exactamente este incentivo. El exceso de oferta, resultante de mayor producción, causó estragos.

El escaso suministro natural del oro llevo, a muchas situaciones en la historia de las monedas donde estas se degradaban o se recortaban (afeite de una pequeña cantidad de oro en los bordes de una moneda). En los campamentos de prisioneros de guerra, algo similar sucedía con los cigarrillos. “Ellos podrían ser recortados o perdían volumen, rodando entre los dedos mientras el tabaco se perdía” escribe Radford.

Los cigarrillos, en el campo de prisioneros exhibían otro fenómeno monetario, que el dinero “malo” llevaba a la eliminación del “bueno” de la circulación ( Ley de Gresham):

Algunas marcas son más populares que otras, pero para los propósitos monetarios, un cigarrillo era un cigarrillo. En consecuencia los compradores utilizan las calidades más baratas y en los negocios rara vez se veían las marcas más populares: cigarrillos como Churchman’s No. I raramente eran usados para el comercio.

En un momento comenzó a utilizar tabaco de pipa para comerciar. El tabaco de pipa se comenzó a utilizar en lugar de cigarrillos por parte de la Cruz Roja a un ritmo de 25 cigarrillos al onza y esta tasa era estándar en los intercambios. Pero la onza alcanzaba para 30 cigarrillos caseros. Naturalmente las personas con cigarrillos hechos a máquina los desarmaban y volvían a comercializar dicho tabaco. La consecuencia fue que el cigarrillo original prácticamente desapareció del mercado.

Los cigarrillos armados a mano no eran homogéneos y los precios no podían ser definidos con seguridad: cada cigarrillo fue examinado antes de ser aceptado y los delgados eran rechazados, o se exigía una determinación adicional sobre el peso.

Durante un tiempo hemos sufrido todos los inconvenientes de una moneda devaluada.

Interpretando a la Ley de Gresham, muchos lanzan la idea de que a las distintas monedas se les debería permitir competir lado a lado, pero es un concepto negativo. Los defensores de esta idea parecen pensar que esto podría ser una ruta de vuelta a algún tipo de patrón oro, ya que la gente valora naturalmente el dinero más fuerte. La ley de Gresham sugiere que están equivocados. La gente utiliza le moneda débil y atesora la fuerte. Sólo cuando nadie acepte el dinero malo como pago, comenzaría el bueno a circular. Con este razonamiento, cualquiera que tenga alguna esperanza de algún tipo de patrón oro reemplazará al actual sistema monetario, probablemente tendrá que esperar hasta después de un colapso.

La falacia que el oro es inútil

Volvamos a los cigarrillos.

Una de las razones citadas para su uso como moneda en los campamentos de prisioneros de guerra era su durabilidad relativa. El oro, por supuesto, es mucho más duradero, otra razón por la que es un metal monetario. El oro es inerte, no se oxida, no hace mucho de nada realmente. Sólo una pequeña proporción de la demanda mundial de oro (menos de 10%) es para fines industriales. Este hecho ha llevado a algunos a sugerir que el oro no tiene valor intrínseco. Tiene valor sólo porque en general todos concuerdan en que tiene valor.  Como argumento contrario: “Si los tontos que lo compran, decidieran comprar otra cosa en su lugar, el oro no tendría valor.

Esta opinión es una costumbre histórica y nada más. Pues resulta que, sin embargo, la inutilidad relativa de oro se contrapone cuando se trata de llevar a cabo las funciones del dinero.

Aquí está Radford nuevo: Los cigarrillos eran siempre universalmente aceptables, tanto por lo que iban a comprar y para ellos mismos. Fue este un valor intrínseco que dio lugar a su principal desventaja como moneda. Una desventaja que existe, pero en un grado mucho menor, en el caso de la moneda metálica; es decir, una fuerte demanda de uso no monetario. En consecuencia nuestra economía fue repetidamente objeto de la deflación y de los períodos de restricción monetaria. Si el dinero lo vamos a conceptuar como un depósito de valor, ayuda ya que no se puede fumar o destruirlo.

Entonces, ¿por qué el oro tiene valor?

Ahora vamos a responder a las preguntas que planteé antes.

Para la primera, la razón por las que algunas personas dicen que el oro es el dinero, es porque tiene propiedades que lo hacen singularmente bien adaptado a esa función. Puede ser utilizado como una cuenta de unidad y un medio de intercambio, pero también puede para muchas otras cosas.

El oro tiene una ventaja adicional en que es relativamente portátil. Con esto quiero decir que puede almacenar una gran cantidad de valor en unidades pequeñas y enviarlos de un lugar a otro. Ser durable ayuda también, al igual que ser homogéneos (diamantes, por ejemplo, sería muy difícil darle forma de moneda, ya que son todos diferentes). Lo que diferencia el oro aparte es que combina los atributos anteriores con ser estrechamente delimitado por la naturaleza.

A la segunda pregunta, la respuesta es no.

No debemos creer a los que dicen que deberíamos ignorar el oro, ya que es relativamente inútil. De hecho, la escasez de usos que compiten por el oro podría ser visto como una ventaja en el caso de su uso como dinero. En resumen, el oro tiene valor porque se adapta mejor que cualquier otra cosa en la tierra para llevar a cabo las funciones del dinero, incluyendo la de ser un depósito de valor.

He hablado de las ventajas de oro como dinero. Esto no quiere decir que no haya inconvenientes potenciales. Una de ellas es la posibilidad de una deflación si el suministro del bien supera la oferta de dinero (un fenómeno observado en el campo de prisioneros por Radford).

Sin embargo, creo haber dado una serie de razones para responder a la eterna pregunta de por qué el oro, un metal brillante de poca utilidad obvia, ha sido de gran valor en toda la historia registrada.

La próxima nota (Nro. 3) se referirá al reciente comportamiento del precio del oro. El experto monetario Tom Tragett explica sus herramientas de análisis técnico para darnos una idea de hacia donde el oro puede seguir su ruta.

Ben Traynor  – Editor

Para Daily Reckoning