ORO: La Mejor Defensa en una Autentica Guerra de Divisas

                                                          Divisas y oro Codigo 8.10.15

Muchos de los temas más comunes llevaron a promocionar situaciones comerciales. Internet, inmobiliarios, China, commodities, entre otros. Es lo contrario que sucedió con el oro. Perdió su mágica. Tiene que buscar una nueva narrativa.

No me imaginaba que fuese tan rápido, pero parece que está sucediendo…

Todo el mundo está hablando de la guerra de divisas

Días atrás, los temas financieros de la semana pasada fueron la repetida devaluación del yuan chino. En casi todos de los titulares, la primera frase se destinaba a la “guerra de divisas. Es en todos los periódicos, la televisión y el Internet. Por supuesto, la guerra de divisas no es nada nuevo. Los gobiernos han estado emitiendo dinero. Pero la devaluación competitiva de dinero es como el lei motiv de los siglos 20 y 21. Con la justificación de que gobierno busca organización la economía, se ha vuelto más y más común en función que el comercio ha crecido enormemente.

Jim Rickards usó la frase ‘guerra de divisas’ como título de su libro en 2011. El libro fue un éxito – especialmente en China. La frase y el concepto se viralizo.

Se alojó en la mente de personas que ni siquiera habían oído hablar de Rickards y que además, no leen libros.

 La reacción de oro ante la devaluación de China fue impresionante. Claro, que se produjo en un momento en que estaba sobrevendido y ayudado por un repunte, pero aun así, un aumento de $ 1.080 la onza a $ 1125 no dejo de ser importante, particularmente de acuerdo a lo que sucedió con los otros metales.

El cobre, por ejemplo, igualmente sobrevendido en el período previo, fue volátil, se levantó y cayó, pero no fue una gran noticia y más o menos las noticias fueron estables. Pero, el oro fue en la dirección opuesta a los mercados de valores.

La devaluación competitiva es la respuesta de los bancos centrales a muchos de los problemas económicos que enfrenta un país. Fue la reacción durante 2008, sobre todo por la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra (y oro voló a continuación). Uno de los problemas del sur de Europa es que no se puede concretar una devaluación competitiva, de modo que no hubo beneficios.

 

¿Guerra de divisas o conspiración de divisas?

 

Pero tal vez la devaluación post-crisis financiera no había sido ‘competitiva’ – tal vez la llamada guerra de divisas no era tan así. Tal vez los banqueros centrales del mundo han estado actuando en una especie de concierto. Primero fue Americalatina y el Reino Unido que recortaron las tasas y luego el “QE”. Siguió Japón, y Europa, mientras que los EE.UU. y el Reino Unido moderaban la presión. Las monedas de los mercados emergentes se iban a derrumbar todos modos.

Y ahora tenemos China.

Los bancos centrales están coordinando sus esfuerzos, nada nuevo.  En su libro de 2009, Lords of Finance: The Bankers Who Broke the World, Liaquat Ahamed muestra lo mucho que los bancos centrales hablaron entre sí durante las crisis de los años 1920 y ’30. Actualmente, también lo hacen ya que las comunicaciones son mucho más avanzada, lo cual es lógico. La comunicación es constante.

Mi teoría es que si bien la reacción de pánico durante la crisis de 2008 puede no haber sido bien conducida, tal vez, desde 2010, y en particular desde 2011, el Reino Unido y luego los EE.UU. han levantado sus pies del pedal de la impresión, las devaluaciones han sido más coordinada de lo que pensamos.

Pero, incluso si hablan y coordinan, los bancos centrales todavía tienen que hacer malabares para coordinar los problemas nacionales con los internacionales. En otras palabras, a veces sus esfuerzos estarán coordinados a nivel internacional y otras veces no. Si se intensifica la presión, lo que representa un riesgo de coordinación puede convertirse en guerra. La pregunta interesante es: ¿cuán coordinada era la decisión de China esta semana? En caso de no haber habido coordinación, entonces se podría caer en la guerra.

Si bien la devaluación coordinada puede no beneficiar al oro, la guerra de divisas lo podrá hacer.

China también añade otro ingrediente a la olla, cuando anunció sus tenencias de oro por segundo mes consecutivo.  Anteriormente había sido cauta en la materia durante cinco años. Sus tenencias se incrementaron en un 1%. El anuncio es parte de un esfuerzo concertado de una mayor transparencia, ya que afirma su apuesta para lograr aceptación de sus yuanes como “derechos especiales de giro” del Fondo Monetario Internacional. Probablemente.

Pero también podría ser visto como una declaración acerca de oro. Debemos estar atentos a los bancos centrales, y el oro es la mejor manera.

Debemos tener en cuenta las herramientas disponibles para el banquero central. Las tasas ya no están allí para ser recortadas. Flexibilización cuantitativa (QE) es visto como el rescate de los ricos y es menos políticamente aceptable de lo que era.

¿Qué otros trucos puede emplear un banquero central? Debo decir, no tengo ni idea. Pero yo no compro el argumento que se han acabado. Estoy seguro de que hay muchos más conejos en espera de ser retirado de sombreros si los eventos siguen deteriorándose – sólo que no sabemos que los conejos hay.

Por más conejos que se descubran y las más extremas las medidas que consigan tomar y las diferentes alternativas que desarrollen para el dinero, más presión habrá sobre la confianza en la moneda fiduciaria.

Mientras la política se vuelva más experimental, más preguntas la gente va a hacer. Todo el asunto se vuelve más y más vulnerable. El oro es un beneficiario probable. Pronto el dólar estadounidense será “demasiado” fuerte y la Fed tendrá que tomar algunas decisiones difíciles. Si los EE.UU. quieren ‘volver a devaluar’, ¿Qué harán los otros bancos centrales? No todo el mundo puede devaluar a la vez. Es sólo matemáticamente imposible.

Muchas dudas.  Los bancos centrales podrían tener un período difícil por delante. Lo he dicho antes, los banqueros centrales post-2008 ganaron la batalla. Pero, si una coordinada devaluación monetaria deriva en guerra de divisas, es posible que pronto entraremos en el final de la era de la banca central como la conocemos actualmente.

Y como dice Marc Faber, el oro es la mejor manera de defenderse de los bancos centrales.

Las perspectivas a corto plazo para el oro

Me siento alentado por la acción técnica que estoy viendo y en mi cuenta de operaciones tengo una pequeña posición larga, al momento de escribir. Existe la posibilidad de que hayamos comprado en una baja de $ 1,075-80. El oro ha llegado por encima de sus promedios móviles de corto plazo. La gran prueba viene pronto, en la media móvil de 50 o 55 días (actualmente en $1.140 – donde hay un montón de resistencia, por cierto – y cayendo). Si el oro solo llega a esto y cae, esto ha sido nada más que un rebote del gato muerto. Hasta que esté por encima de $ 1140 y los promedios se aplanen y empiecen a levantarse, esto no es nada más que un rebote del gato muerto.

Las mineras se ven bien también – y las relaciones entre el oro y las mineras son muy similares al 2001, cuando ambos hicieron una baja de varios años. Me siento alentado, pero aún no he declarado que el mercado bajista ha terminado. Por ahora esto sigue siendo un rebote del gato muerto, hasta que no lo sea. Sin embargo, en ‘guerra de divisas’ una nueva narrativa se manifiesta. Y eso es positivo para el oro.

Dominic Frisby – London

MoneyWeek