China presiona a la prensa extranjera, ¿pero todas las personas sienten la presión?

         Censura China Codigo 25.02.2016

Organizaciones de noticias extranjeras – incluyendo de Estados Unidos y el Reino Unido – pronto podrían tener un tiempo mucho más difícil para publicar online en China.

 

El Gobierno chino se prepara para imponer nuevas restricciones a los medios extranjeros que entrarán en vigor en marzo:

Las nuevas regulaciones del Ministerio de Industria e Información Tecnológica (enlace en chino) podrían, si se aplican en forma estricta, presentar, esencialmente normas que cierran a China como mercado para los medios extranjeros, editores, empresas de juego, proveedores de información, y compañías de entretenimiento …

Las regulaciones muestran un endurecimiento de las relaciones entre los medios de comunicación extranjeros y el gobierno chino, según Radio Free Asia Wong Lok-a:

Las nuevas medidas de Pekín indican una línea mucho más dura hacia los contenidos online producidos en el extranjero que bajo las reglas anteriores. Estas últimas, habilitaban licencias a empresas conjuntas con inversión extranjera (joint ventures) para publicar originales y contenidos creativos adaptados online.

Pero aún no está claro cómo las nuevas directrices en realidad afecta a la prensa extranjera, dijo Bob Dietz, coordinador del programa de Asia por el Comité de Protección de Periodistas.

“La respuesta simple es que no sabemos cuál será el impacto de las nuevas regulaciones”, dijo. “Las expresiones poco claras y sin definir cómo se va a hacer cumplir, en todo caso, y en qué medida.”

Las agencias de noticias como The New York Times y The Wall Street Journal no publican en China, dijo Dietz y sus servidores están por lo general en Hong Kong o en otro lugar fuera del país. El gobierno podría bloquearlos, dijo, “que es lo que están haciendo la mayor parte del tiempo de todos modos.”

De todos modos, la Associated Press no publica en China para el público chino, dijo Paul Colford, vicepresidente y director de relaciones con los medios de la AP.

“Al igual que en la mayor parte del mundo, somos un mayorista que ofrece noticias a una amplia y diversa gama de organizaciones de clientes de noticias, por ejemplo la organización de noticias china Xinhua, que toma sus propias decisiones acerca de las historias que AP propone para publicar.”

En cuanto a las restricciones en un contexto más amplio, parece que China está volviéndose más activa en relación con la prensa extranjera, dijo Dietz.

“Parece que China nos está diciendo” Tenemos el control de esto, es nuestra opción, y nadie va a cambiar la narrativa sobre China ‘ “, dijo Dietz. “Pero es claro que este es otro obstáculo que los periodistas tienen que superar, tanto extranjeros como nacionales, para trabajar en China. A continuación cinco limitaciones y/o exigencias:

1. Difundir “noticias falsas” se castiga con la cárcel

A partir de noviembre, las nuevas normas advierten sanciones para “los condenados por difundir noticias falsas acerca de desastres o epidemias”, según un informe del CPJ.

En 2013, el Superior Tribunal Popular y la Suprema Fiscalía Popular – máximo tribunal de China y la oficina del fiscal – emitieron un dictamen que los usuarios de medios sociales que hayan publicado información difamatoria vistas por más de 5.000 veces o remitidas más de 500 veces pueden ser acusados de difamación y encarcelados por hasta a tres años.

2. China encarcela a más periodistas que cualquier otro país en el mundo.

El informe de CPJ 2015 sobre periodistas presos puso a China en el primer lugar. En 2015, 49 periodistas fueron encarcelados en el país. Esa es una cuarta parte de todos los periodistas encarcelados en todo el mundo, según el CPJ.

3. Los medios estatales están difundiendo confesiones forzadas.

El mes pasado, Periodistas sin Fronteras (Reporters without Borders) renovaron la solicitud por sanciones contra la estatal de televisión de circuito cerrado (CCTV) y Xinhua. Tanto la red estatal de noticias como CCTV han emitido y publicado lo que para Reporteros sin Fronteras son falsas confesiones de los periodistas y los ciudadanos.

“Con la aplicación de mentiras a sabiendas y declaraciones presuntamente obtenidas bajo coacción, CCTV y Xinhua convierten sus emisiones en armas de propaganda de masas que no corresponden con la categoría de ser medios de comunicación.”

4. Los corresponsales extranjeros, aun teniendo credenciales de prensa, se enfrentan a intimidaciones y amenazas

Una encuesta de Mayo del 2015, The Foreign Correspondents’ Club of China (El Club de Corresponsales Extranjeros de China) definió que el trabajo en China no es nada fácil.

– 72 por ciento de los encuestados dijeron que sus informes se vieron “obstaculizado” por las autoridades o por “desconocidos” mientras se trabajaban en el país.

– 31 por ciento de los encuestados dijo que sus asistentes chinos habían sido acosados.

– 25 por ciento de los encuestados dijeron que sus fuentes se enfrentaron represalias por proporcionarles información.

– 22 por ciento de los encuestados dijeron que las autoridades chinas estaban aplicando presión a sus editores en el extranjero.

– 10 reporteros dijeron que las autoridades chinas amenazaron con revocar o no renovar sus visas debido a sus informes.

5. Los bloggers están siendo silenciados.

Jim Warren, periodista de Poynter, habló el año pasado con Evan Osnos, ex corresponsal de The New Yorker en Beijing, acerca de las voces independientes online en China.

Hubo un período, en 2011 y 2012, cuando parecía que la actividad de la Internet china se acercaba a un punto en que las técnicas de restricción de software – la censura, monitoreo online – ya no serían capaces de seguir el ritmo de la expansión de comentario crítico de los bloggeros”.

“Pero entonces el gobierno adoptado una nueva estrategia: Eliminación de línea, seguimiento y control caso por caso. Se acercó a los bloggers y escritores individuales y dejó claro que iban a ser castigados por los efectos de sus voces.

Kristen Hare • The Poynter Institute

Kristen Hare covers the media for the Poynter Institute. Her work for Poynter has earned her a Mirror Award nomination. Hare, a graduate of the University of Missouri’s School of Journalism, spent 5 years as the Sunday features writer and an assistant editor at the St. Joseph (Missouri) News-Press, and five years as a staff writer covering race, immigration, the census and aging at the St. Louis Beacon. She also spent two years with the Peace Corps in Guyana, South America.

http://www.poynter.org/2016/china-tightens-grip-on-foreign-press-but-will-anyone-feel-the-squeeze _