Los automóviles eléctricos cambiarán el mundo

Auto electrico Codigo 09.03.2016

Estamos a punto de enfrentar a dos revoluciones en el transporte de automóviles, que se combinarán para cambiar completamente la forma en que usamos el sistema de transporte privado. Estas tecnologías son los coches sin conductor, y la energía eléctrica. A continuación, vamos a ir a través de por qué se combinan a la perfección.

La historia en pocas palabras, es la siguiente:

La propiedad de vehículos se está limitando, particularmente entre los jóvenes

El uso de los taxis y minitaxi está creciendo de manera constante

Las baterías de los autos eléctricos son caras

Vehículos autónomos saturaran de taxis económicos

1.- Estamos viviendo un momento en que el uso del automóvil en general está disminuyendo. En los últimos veinte años, la cantidad de jóvenes (17-20 años de edad) con licencia de conducir se ha reducido en un 30%. Sumemos el incremento de las primas de seguro, se obtiene una combinación tóxica. El papel del automóvil en la vida moderna está cambiando.

Esto no es (todavía) una revolución, pero es una clara tendencia a la baja. En los EE.UU., podemos ver el impacto de tendencias similares. No solo los aspectos negativos mencionados, sino también la economía digital, las personas están retornando a las zonas urbanas, todo esto impulsa una caída en el uso del automóvil. El simple hecho es que, sobre todo entre los jóvenes, la propiedad de automóviles está empezando a caer. Cada incendio se inicia con una pequeña chispa, antes de convertirse en un infierno rugiente.

2.- Por supuesto, las personas todavía necesitan de los autos. Pero, cada vez están recurriendo a la utilización como un servicio, tal como se puede ver en el crecimiento de Uber. De hecho el crecimiento en los taxis y vehículos privados de alquiler está superando fácilmente el crecimiento de la población.

Pero este pequeño cambio es nada comparado con la revolución que se avecina. Estoy hablando de los coches sin conductor, un sector que cada uno de los gigantes Google y Tesla, como así también firmas tradicionales como como Volvo están tratando de desarrollar. Para darse una idea de la magnitud de esta revolución, en una reciente investigación entre Uber y Tesla, se divulgo que Uber quiere comprar toda la producción de Tesla,… una vez que la tecnología sin conductor este disponible.

¿Pero no es esto ciencia ficción? ¿Seguramente pasarán décadas antes que los coches sin conductor se generalicen? No estoy de acuerdo. El historial de seguridad de los coches sin conductor habla por sí mismo. Ellos simplemente no tienen accidentes – al menos no en accidentes que son la ‘culpa’ de los automóviles sin conductor.

No se puede ignorar para siempre el hecho de que los ordenadores no se emborrachan, no se distraen por los niños, y no aceleran cuando están llegando tarde.

Recientemente le pregunté a Eric Schmidt, CEO de Google, sobre el avance de la empresa con los coches eléctricos. Él contestó que no se adaptan a la nieve, y no entienden a los policías que le hacen señas. Sin embargo, estos problemas tienden inevitablemente ha solucionarse (Ford ya ha avanzado con nieve), y todo seguirá hacia adelante.

Pero hay un una posibilidad, que es una muy buena noticia. ¿Recuerdas el lanzamiento del producto Powerwall de Tesla? Esa es la batería del tamaño de una maleta que se conecta a la corriente eléctrica de vuestra casa para tender un puente sobre los cortes de energía, y le permite comprar electricidad barata por la noche (principalmente eólica y nuclear, que no pueden ser cortada). El producto es tan exitoso que Tesla podría vender toda su producción de baterías, sin hacer un solo coche.

Puede que no esté acostumbrado a pensar acerca de su coche como un proveedor de energía, pero ponga cuatro ruedas y un motor con una batería de Powerwall, y básicamente, tendrá un coche eléctrico – un coche que se puede cargar con baja demanda de electricidad y luego aprovecharla cuando el precio es alto. El Reino Unido es un rezagado con precios de la electricidad variable, pero que es probable que se aproveche cuando las energías renovables se conviertan en un uso común y diario.

Esta es una tendencia de una sola vía. Va a haber más renovables en el futuro, a ciencia cierta – y vamos a tener que hacer más trabajo para equilibrar la oferta y la demanda. Ser propietario de un coche eléctrico va a ser una parte de eso, y sólo dependerá de la justificación económica de la tecnología del coche eléctrico. Ya se trate de un coche de un particular, o uno que pertenece a una compañía de taxis, o a una flota de empresa, la economía son las mismas. No importa donde provenga la electricidad, el precio es siempre el mismo. Es probable que no sea dueño de su propio coche en un par de décadas, pero esto en realidad no importa: los factores económicos que empujan hacia la electrificación del transporte de coches se mantendrán.

En consecuencia, el consumo de gasolina que usted consume y que su padre y abuelo consumieron antes, está en el camino de eliminarse. No va a ser reemplazado, al menos no directamente. Si usted es dueño de un automóvil autónomo, la lógica lo lleva a pensar que es casi seguro tomara un taxi. ¿Por qué una persona racional va a ser dueño de un coche que permanece inactivo durante 23 h por día, cuando en cambio, puede contratar a uno?

Entonces, ¿cómo sacar provecho de esta revolución? Hay varios sectores que se puedan beneficiar.

En primer lugar, obviamente, se beneficiaran las empresas de software con programas de vehículos autónomos. Google y Tesla son ejemplos, pero hay otros.

Los líderes, como Volvo y Ford que están presionando con coches sin conductor, probablemente serán los ganadores. Pioneros de automóviles eléctricos, tales como Nissan y Toyota, también están bien situados para beneficiarse. Por el contrario, los recién llegados a la parte eléctrica y autónomo pueden tener riesgos. Sin embargo, con una mejor utilización de los vehículos, el mercado global de automóviles es probable que se reduzca, ya que se mide por el volumen de producción. Como de costumbre, los rezagados pueden ser los primeros en ir a la pared – pero la capacidad de licencia de software de las empresas no automovilísticas, como Google, hacen que sea difícil predecir exactamente dónde serán los ganadores y perdedores.

En tercer lugar, cualquier empresa involucrada en los vehículos eléctricos, baterías, y la cadena de suministro general será una buena apuesta. Una vez más, Tesla viene triunfante, al igual que Panasonic (socio de Tesla). Pero las empresas que participan en la producción de materias primas (por ejemplo, litio – BAK de China, Exide, Johnson Controls, Maxwell Technologies, FMC, Sociedad, etc.), y en la producción de componentes (por ejemplo, motores eléctricos de alta potencia – Siemens, Ultra Motor, Mission Motor), también es probable que tengan un buen desarrollo.

En cuarto lugar, el panorama no va a ser brillante para las empresas de la cadena de suministro del mercado de accesorios para los automóviles convencionales. Los automóviles de gasolina van a experimentar duras condiciones del mercado, y las empresas petroleras que les prestan servicios van a tener un duro golpe. Particularmente aquellos grandes productores, con cadena de suministro integrada verticalmente como Exxon, Shell y BP. Sin embargo, los minoristas de gasolina independientes, como Harvest y Jet sufrirán en gran medida ya que ni siquiera están amortiguados por el negocio de los mercados de combustibles pesados, como el diésel marino. Y en cuanto a las empresas de estacionamiento el tema no está muy claro ya que debemos considerar el efecto de las tendencias de urbanización, al evaluar las perspectivas de cada empresa. La manutención de automóviles sufrirá. Los coches eléctricos necesitan muy poco trabajo, piezas y componentes desde limpiaparabrisas a neumáticos tienen mucho menor desgaste en los vehículos autónomos.

Por último, tenemos que mirar más allá de los propios coches eléctricos, para ver cómo los servicios públicos serán desplazados por la proliferación de los coches eléctricos. Proveedores de energías renovables, como Ecotricity, SunEdison, etc. estará en condiciones de tomar ventaja de un régimen de precios más favorable para la energía renovable, ya que los coches eléctricos utilizan su excedente de generación en cualquier momento del día o de la noche. En general, vamos a ver un aumento en la capacidad global de la red eléctrica, y eso va a ser un boom para las empresas que construirán la nueva infraestructura energética. Contratistas, como Quanta, tenderán a ser beneficiados (pero tengamos en cuenta que esta firma específica también está expuesta a los fósiles). Del mismo modo, las empresas de transporte como National Grid tendrán un aumento global de la demanda – pero advirtamos el aumento de la competencia que se introduce en este sector.

Su automóvil es su orgullo y alegría. Es probable que no sea el último de su propiedad, pero el siguiente, si puede ser el último. Es el momento de invertir en consecuencia.

Andrew Lockley – Exponential Investor