Esto ocurrirá el 14 de diciembre

 

FMI Codigo 06.10.2016 principal

Se vienen cambios importantes en el orden mundial tal cual lo hemos vivido en los últimos ocho años.

 

Por esta razón, hoy te cuento qué es lo que estoy esperando y cómo puedes comenzar a ganar dinero si se cumple mi pronóstico.

Cada vez estoy más convencido que el fin de año será turbulento en términos de los mercados bursátiles. Incluso puede asimilarse mucho a lo que vivimos en diciembre de 2015 y enero 2016, donde Wall Street verificó una caída de más de 10% en apenas días.

¿Qué es lo que puede deparar esto?

Dos palabras podrían explicar el fenómeno: Reserva Federal.

En diciembre de 2015 el banco central estadounidense subió su tasa de interés de referencia por primera vez en ocho años. Se trató de un punto de inflexión importante. Si bien la magnitud del alza era ínfima, los mercados se descontrolaron, perdieron la paciencia e iniciaron una venta masiva de activos financieros de riesgo.

Esto condicionó a la Fed de manera importante para los meses siguientes. De esta manera, la entidad anunciaba una y otra vez futuros aumentos del costo del dinero que jamás se concretaron.

El impacto negativo sobre la reputación de la Reserva Federal ha sido significativamente alto. Ya nadie le cree ni a Yellen ni al resto de los funcionarios que integran el Comité. Absolutamente nadie toma en cuenta sus advertencias, pronósticos y estimaciones.

Pero la Fed está dispuesta a jugar fuerte y cambiar las expectativas…

Mi sensación es que en la última reunión del año, la del 14 de diciembre, la posición del banco central de ese país cambiará drásticamente. No importa cómo estén los mercados, ni la economía mundial, ni los precios de los commodities.

Yellen y su equipo estarán dispuestos a actuar ajustando las tasas de interés.

Un alza de tasas de interés es lo que se dará desde mi punto de vista. Los motivos que encuentro para esto son dos:

1. Reputación: Como mencioné anteriormente, la Fed necesita reconstruir su credibilidad. Y una forma de hacerlo es cumpliendo, de una vez por todas, lo que ha venido dividendo una y otra vez: “la economía muestra señales de mejoras y estimamos prudentes comenzar a subir las tasas de interés”.

2. No hay presión política: Para cuando se celebre la última reunión del año de la Fed, las elecciones presidenciales en Estados Unidos ya habrán tenido lugar. Se sabrá quién ganó y quién reemplazará a Obama a partir del mes de enero. No hay presiones políticas que puedan operar sobre el ajuste de la política monetaria de la Reserva Federal y que pueda tener repercusiones sobre el resultado de la elección. El camino está despejado…

Por todo lo anterior, sostengo que el 14 de diciembre de 2016 la tasa de interés subirá…

Peor como todos sabemos, los mercados se adelantan. Y lo que hoy no está en boca de nadie, seguramente comenzará a hacerse presente fuertemente a medida que nos acercamos a esa fecha.

¿Cómo podemos sacar provecho de este proceso a partir de hoy mismo…?

Un alza de la tasa de interés de corto plazo puede generar dos efectos:

1. Una caída en el mercado de acciones, por la incertidumbre que generaría el mayor costo del dinero.

2. Una baja en el precio de los bonos para reflejar la mayor tasa de interés.

Voy a explayarme un poco más sobre este último punto.

Durante los últimos años, los bonos del Tesoro estadounidense han subido de precio permanentemente y su rendimiento ha caído a niveles mínimos históricos. La relación entre el precio de un bono y su retorno es inversa, por lo que cuando el precio sube, el rendimiento cae y viceversa.

Codigo 06.10.2016

 

 

Esta tendencia, si se da lo que espero el 14 de diciembre, podría llegar a su fin.

Y si estoy en lo correcto, los precios de los bonos del Tesoro comenzarán a caer para mostrar en sus rendimientos la nueva realidad de las tasas de interés.

Para poder aprovechar esto, deberíamos jugar “en contra” de los bonos del Tesoro. Es decir, en vez de comprar esperando que suba, debemos venderlos hoy y esperar que bajen. Esto es lo que se conoce como short selling.

Pero como esto es difícil de hacer con bonos, voy a presentarte un camino alternativo: los ETF inversionista de bonos. El mundo de los ETF simplifica y permite participar y ganar con tendencias diversas de los activos financieros. Y detecté dos fondos que le juegan en contra a los bonos del Tesoro estadounidense. Esto quiere decir que, si los precios de los bonos bajan, los ETF se valorizan.

ETF ProShares Short 20+ Year Treasury (TBF)

Este fondo replica de manera inversa el índice Bloomberg Barclays US 20+ Year Treasury Bond. Básicamente le juega en contra a los bonos estadounidenses con un vencimiento residual de 20 años o más.

Este instrumento es muy interesante porque la sensibilidad del precio de los bonos al movimiento de la tasa de interés es mayor cuanto más largo es el vencimiento del bono. De esta manera, el inicio de un alza de la tasa de interés de corto plazo podría tener un efecto multiplicador importante.

Direxion Daily 20+ Yr Trsy Bear 3X ETF (TMV)

Este fondo es más agresivo y riesgoso que el anterior. Invierte en lo mismo, en bonos que tienen un vencimiento de 20 años o más. Pero a diferencia del TBF es un fondo que está apalancado y replica por 3 veces, de manera inversa, el rendimiento del índice en cuestión. Entonces, si el TBF sub 1% porque bajan los precios de los bonos y suben las tasas de interés, el TMV sube 3%.

Y también en lo contrario. Es solo para los más osados.

Con esto te estoy dando dos propuestas de inversión para prepararse (y ganar) para lo que espero será un ajuste de las tasas de interés el próximo 14 de diciembre.

Diego Martínez Burzaco – El Inversor Diario

www.igdigital.com

El Inversor diario Fede 31.03.2016

 

 

 

 

 

 

 

www.igdigital.com