Estos 6 sectores de la economía de África están preparados para el crecimiento

                                            Africa Codigo 25.10.2016

En 2011, se publicó un artículo en HBR que analizaba el sorprendentemente rápido crecimiento de las economías de África y los mercados de consumo. Sirvió para provocar nuevos niveles de interés en África por parte de la comunidad internacional de negocios y empresas. Desde industrias de bienes de consumo y servicios financieros hasta tecnológicos, han desarrollado desde entonces sus huellas en África.

 

Hoy, sin embargo, muchos inversores y empresarios se preguntan si el crecimiento de África ha perdido empuje. Los precios más bajos de los recursos y mayores niveles de inestabilidad sociopolítica se han cobrado su precio: el PIB real de África creció a un promedio del 3,3% anual entre 2010 y 2015, considerablemente más lento que el 5,4% de 2000 a 2010.

Una nueva investigación llevada a cabo por el Instituto Global McKinsey deja claro que África se enfrenta a problemas económicos reales, como la disminución de la inversión y el ahorro, y el aumento del endeudamiento público. Sin embargo, en el marco general existen divergencias. El crecimiento se ha desacelerado fuertemente entre los exportadores de petróleo y los países del norte de África afectados en el 2011 por los democráticos movimientos de la primavera árabe, pero el resto de África registró una aceleración del crecimiento a una tasa anual promedio de 4.4% de 2010 a 2015, en comparación con el 4,1% entre 2000 y 2010.

Esto apunta a reafirmar fundamentos económicos a largo plazo. En un mundo que envejece, África tiene la ventaja de una población joven y en crecimiento y pronto tendrá la tasa de urbanización más rápido del mundo. Para el 2034, se espera que los países de África tengan una fuerza de trabajo aún más grande que China o India. Hasta ahora, la creación de empleo está superando el crecimiento de la población activa. La aceleración del cambio tecnológico desbloquea nuevas oportunidades para los consumidores y empresas.  África aún tiene recursos abundantes.

Todo esto significa que el continente todavía ofrece oportunidades prometedoras para los inversores y las empresas globales. El gasto de los consumidores africanos y las empresas de hoy asciende a $ 4 trillones. Se espera que el consumo hogareño crezca a un promedio de 3,8% anual y llegar a $ 2.1 trillones de dólares en 2025, impulsado tanto por el crecimiento de la población y como por el aumento de los ingresos. Solamente en el este de África, se espera que más de seis millones de hogares entren en la clase de consumidores para 2025. El gasto empresarial es aún mayor, y se espera que crezca de $ 2.6 trillones de dólares en 2015 a US $ 3,5 trillones de dólares para 2025.

Nuestra nueva investigación también arroja luz sobre los negocios de, tanto sea las multinacionales globales como las corporaciones africanas, están mejor posicionadas para servir a estos mercados florecientes. África tiene más grandes empresas de lo que se suele suponer. Cuando preguntamos a empresarios el número de empresas que están operando con ingresos que superan el $ 1 billón en todo el continente, sus respuestas van de 50 a 100, pero el número real es de 400, con un ingreso anual combinado de $ 1.2 trillones de dólares. Al contrario de la mayoría de los sectores, estas empresas están creciendo más rápido y son más rentables que sus pares globales. Nuestra base de datos de grandes empresas muestra que África tiene un panorama corporativo más diversificado de lo esperado. Por ejemplo, nos encontramos con que sólo el 30% de los ingresos son generados por las empresas que operan en el sector de los recursos. Alrededor de dos quintas partes de las 400 empresas cotizadas, y algo menos del 30% de ellos son las corporaciones multinacionales.

Sin embargo, África como un todo, tiene que aumentar su rendimiento para aprovechar al máximo las oportunidades económicas del continente. Fuera de África del Sur, el continente tiene sólo el 60% del número de grandes empresas que cabría esperar si se considerara toda la región. Si comparamos sus ingresos medios de $ 2 mil millones al año, es menos de la mitad de las grandes empresas de Brasil, India, México y Rusia, por ejemplo. Ninguna empresa de propiedad africana está en la lista Fortune 500.

Para desbloquear el crecimiento, las empresas deben buscar oportunidades en seis sectores que encontramos tienen “espacio en blanco”: mayorista y minorista; la alimentación y la elaboración de productos agrícolas; servicios de salud; servicios financieros; manufactura ligera y construcción. Todos estos sectores se caracterizan por un alto crecimiento, alta rentabilidad y rápida consolidación. En la industria manufacturera, en particular, se estima que África podría casi duplicar su producción desde $ 500 billones en la actualidad a $ 930 billones para 2025. Las tres cuartas partes de ese potencial podría venir de satisfacer la demanda interna: en la actualidad, África importa un tercio de la comida, las bebidas y productos procesados ​​ que consume.

Para construir negocios rentables panafricanos, hay varios pasos clave que deben adoptar las empresas. Cuando saturen los mercados de consumo, tendrán que desarrollar una base detallada de los ingresos, categorías y tendencias geográficas, incluyendo los muy diferentes perfiles de crecimiento y estabilidad para cada país africano. Para prosperar en los mercados comerciales requerirá ofrecer productos y desarrollar una fuerza de ventas capaz, orientada al sector privado, relativamente fragmentado de África.

Las empresas que buscan crecer en todo el continente debe desarrollar una fuerte posición en su mercado de origen, usar eso como una base para la expansión en los mercados más allá de su región inmediata, adoptar una perspectiva a largo plazo, invertir en talento, y construir las alianzas necesarias para sostener éxito durante décadas. Las multinacionales con mejores resultados en África han sido pacientes y construido una amplia huella; la mayoría ha estado en África durante más de quince años y más de la mitad están presentes en más de diez países.

La turbulencia económica y política en algunas partes de África en los últimos años ha sido, sin duda, un shock, pero no ha descarrilado la historia del crecimiento del continente. Sin duda, hay mucho que los gobiernos deben hacer para mejorar el estado físico de las economías de África, incluyendo la aceleración del desarrollo de infraestructura, la profundización de la integración regional, la creación de talento del mañana, y la garantía de los procesos de salud urbana. Pero el papel del sector privado es básico. Las grandes empresas, tanto africanas como globales, deben estar al frente y en el centro de la marcha del continente hacia la prosperidad.

Acha Leke – senior partner at McKinsey & Company based in Johannesburg.

Paul Jacobson – McKinsey Global Institute (MGI) senior fellow in Johannesburg.

Susan Lund – McKinsey Global Institute partner based in Washington, DC.

 

 

https://hbr.org/2016/09/these-6-sectors-of-africas-economy-are-poised-for-growth