Un Moisés latino

                                    Cuba Codigo 06.01.2017

Una persona amada por muchos y odiada por otros tantos, convencido de sus ideales, supo llevar adelante su forma de gobierno. Qué les espera a los cubanos tras la muerte de Fidel.

La Revolución cubana es el resultado de la Guerra Fría. Apenas nació fue atacada por el imperialismo norteamericano, boicoteada por la voracidad de sus corporaciones, el macartismo de sus dirigentes, y por el odio de los exilados.

Luego fue condicionada por el modelo stalinista con su burocracia, su censura, su aparato militar y policial, y su sistema de espionaje interno. Un dispositivo totalitario con sus juicios a disidentes, su gigantesco aparato de  propaganda, la eliminación física de adversarios, y el control sobre la vida diaria de cada uno de sus ciudadanos.

A su favor, como lo diseñó el mismo sistema soviético, desarrolló los deportes, universalizó la educación básica, intentó proveer de salud a la población.

En medio de esta pinza Fidel condujo a su pueblo como Moisés al suyo. La semejanza de ambos jefes es llamativa, como si Miguel Angel con su escultura los hubiera retratado para la eternidad.

Mirada aterradora, un pater seraficus inclemente, un superyo planetario, que en nombre de principios definitivos hace pagar un costo infinito. Pero cuando se trata de la liberación el precio es inconmensurable.

Moisés forzó a su pueblo a deambular por el Desierto cuarenta años antes de dejarlo en las puertas de la tierra prometida. Una población que sólo conocía la esclavitud estaba en condiciones de aceptar con esporádica resistencia, durante décadas, la domesticación monoteísta antes de gozar de la leche y la miel.

Por eso hay intérpretes del Antiguo Testamento que dicen que lo mataron, y que luego sobrellevaron la culpa de haberlo hecho. No era soportable ser un pueblo elegido.

El cubano fue otro pueblo elegido en nuestro continente. Y muchos no soportaron este destino supuestamente salvífico que ya perdía la cuenta de sus víctimas.

La disidencia cubana, finalmente, se apropió de los laureles que en un inicio coronaban las cabezas de los jóvenes barbudos de Sierra Maestra. Quienes hoy luchan por la libertad llevan el nombre de Yoani Sánchez como antes Heberto Padilla. Ellos son testigos de la Cuba de hoy.

Ella dice en su blog “Generación Y”, en el primer amanecer en La Habana después de la muerte de Fidel: “Su legado: un país en ruina, una nación donde los jóvenes no quieren vivir”.

De todos modos, más allá de las críticas, Cuba ha sido para los de mi generación una llama, un fuego que denuncia el hambre y la explotación de América Latina. Comparar su evolución con lo que sucedió en otros países del Caribe, y sociedades vecinas del mismo continente, no da para juicios supremos y actitudes soberbias.

El triunfo de Trump, su victoria en Florida, no augura buenos tiempos para la democracia cubana. El pueblo cubano inicia una nueva lucha; antecedentes de un temple aguerrido, idealista y entusiasta, le sobran.

Tomás Abraham

*Filósofo. www.tomasabraham.com.ar

http://www.perfil.com/columnistas/un-moises-latino.phtml